FeaturedIntegridad territorialLas cosas lo que son

Las alucinaciones de AFP: Acrobacia neo-colonialista

Hace unos años, este mismo espacio de reflexión que es infomarruecos.ma se preguntaba ¿Por qué la señora Haidar insiste y abusa de insistir en volver a Marruecos después de toda “hazaña anti marroquí”? ¿Lo hubiera podido hacer si habría causado el 0’00001 de los perjuicios que causó a Marruecos, al Polisario o a su mentor argelino y volver a su residencia en Marruecos sin problemas?

No. Nunca. Ella, más que nadie sabe pertinentemente que no correría ningún riesgo. Marruecos no es los campamentos de Tinduf ni Argelia, aunque AFP y su nostalgia neo-colonialista no le puede permitir tolerar

¿Saben cómo se llama esto en la terminología política?: cultura de tolerancia .
Pero quién es esta señora que, al cobrar ¡millones de la Instancia de Equidad y reconciliación marroquí se le ha abierto el apetito, par en par

Pero todo tiene una explicacion incljuso este subito y muy “calculado” sobresalto de la agencia gala: debido al futuro congreso de la banda del Polisario, el ídolo ahora de AFP después de haberlo sido y marchitado de algunos medios de comunicación españoles, era lo unkico que quedaba en baul de sastgres de los ya anacronicos detractores de nuestra integridad territorial.

La señora Haidar, hija de un difunto soldado de las Fuerzas Armadas Reales que consagró su vida a la defensa de su país (Marruecos) antes, durante y después de 1975 (fecha de la Marcha Verde) y que, eso sí, ni ella ni AFP pueden  negar, no tiene absolutamente nada que ver con esta región porque es originaria pese a haber estudiado en una de sus escuelas: la Escuela Hassan II de Layun, no responde ni siquiera a los criterios de identificación para tomar parte en cualquier tipo de consulta sobre el territorio.

Es Oriunda de Akha a pocos kilómetros de Foum Lhssen en el Sahara oriental marroquí donde nació y creció, que, siendo militante de una asociación de derechos humanos descubrió “lo lucrativo” de ser separatista en Marruecos, “obteniendo” hábilmente una injusta y torpe condena de cuatro años de prisión y 480 000 Dh (algo más de 45 000 euros) de recompensa de la Instancia de Equidad y Reconciliación (IER) que el rey Mohamed IV instituyó para recompensar las eventuales víctimas de la llamada en Marruecos “época de plomo”.

Pero, a falta de una “ Ghandi (sic…) del Sahara Occidental…marroquí”… en el Polisario o su mentor argelino, buena es una Haidar marroquí e ingrata.

Con Infomarruecos.ma

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close