CrónicasEn voz altaFeatured

Las bases del liderazgo marroquí en África destacadas por la revista francesa Le Point

Testimonio

La revista francesa Le Point destacó, en un artículo publicado en su sitio web, los cimientos del liderazgo de Marruecos en África bajo el liderazgo de SM el Rey Mohammed VI.

En un análisis bajo el título “Marruecos: cómo el reino construyó su liderazgo africano”, el rotativo francés repasa los principales elementos de la orientación africana de la diplomacia marroquí desde el comienzo del reinado del soberano.

Según Le Point, el Reino está liderando una “ofensiva de encanto hacia África”, a través de su integración dentro del continente y su despliegue como potencia africana, tanto en su propia identidad como en su espacio de proyección, señalando que esta integración se basó principalmente en la palanca diplomática y sobre una estrategia que “contrasta claramente con el pasado”.

“El regreso de Marruecos a la Unión Africana en 2017 y el creciente apoyo de los estados africanos al reconocimiento del carácter marroquí del Sáhara Occidental – 15 países abrieron un consulado en las provincias del sur en 2020 – despertaron la conciencia de una dinámica que ya se ha trabajando desde hace años ”, subraya la revista, que señala que el liderazgo marroquí también se basa en la diplomacia bilateral y multisectorial, a la luz de las numerosas visitas reales al continente.

En el espacio de 15 años, entre 2001, fecha de su primera visita a Mauritania, y 2016, fecha de la solicitud de readmisión a la UA, SM el Rey Mohammed VI realizó alrededor de 40 visitas de Estado al continente, rubricando marcos de cooperación multisectorial, prioritariamente con los países francófonos, recuerda los medios de comunicación.

En la misma perspectiva, todos los ministerios, así como el sector privado, se involucraron en este esfuerzo por establecer un marco legal, estándares y reglas de cooperación para facilitar el trabajo de los sectores público y privado, destaca la revista.

« Si bien el reconocimiento de las provincias saharianas ya no es una condición para el establecimiento de un marco de cooperación (…), las visitas reales no tardaron en producir resultados positivos », señala Le Point.

Ya en 2016, una docena de países africanos, de los 26 que generalmente apoyaban las posiciones argelinas, retiraron oficialmente su reconocimiento al « Frente Polisario », mientras que 28 países africanos presentaron una moción para suspender la pseudo RASD de la Unión Africana, agrega eLe Point , para el cual si esta moción no prosperaba, no obstante, “marcó una reversión decisiva del equilibrio de poder continental”, reconociendo ahora a Marruecos como una potencia continental, como Sudáfrica o Nigeria.

Según Le Point, « el reconocimiento diplomático de la integridad territorial marroquí no fue, sin embargo, el único leitmotiv de esta política africana, especialmente desde el comienzo del reinado de SM el Rey Mohammed VI, Marruecos se ha vuelto más abierto a los mercados de capitales globales y comprometido a nivel nacional en la búsqueda del surgimiento a través del crecimiento económico « .

Esta búsqueda ha sido ilustrada por inversiones considerables en infraestructura urbana y rural, por la transición a la producción manufacturera y por el mantenimiento de una tasa de crecimiento del 4% en promedio desde la década de 2000. Las empresas privadas ahora desean ofrecer sus servicios fuera de las fronteras marroquíes e invertir en nuevos mercados, observa la revista, señalando que la presencia económica marroquí se ha afianzado desde entonces en varios sectores en África, incluyendo industrias mineras, infraestructura, bancos y seguros, agricultura y agroalimentación, telecomunicaciones y finanzas.

A partir de mediados de la década de 2010, el Reino se convirtió así en el primer inversor africano en África Occidental y el segundo a escala continental, después de Sudáfrica, observa el medio francés.

Para Le Point, la política africana de Marruecos se basa en un enfoque tan « realista » como « constructivista ». Es realista porque intenta superar las divisiones ideológicas para defender de una manera más racional y pragmática una serie de intereses nacionales. Es constructivista porque se basa en la defensa de una identidad de rol a escala internacional, de puente entre diferentes áreas geoculturales, a partir de su propia identidad nacional como Estado multicultural.

Además, es en nombre de esta identidad de papel que Marruecos se ha dedicado a la cooperación Sur-Sur en África, en particular mediante el despliegue de la diplomacia humanitaria, cultural y religiosa, señala la revista.

Más allá de sus campos de acción diplomáticos, la política africana de Marruecos marca, por tanto, una redefinición decisiva de la geopolítica regional y continental. Se trata de la afirmación y el reconocimiento internacional de la identidad africana del Reino, observa en conclusión la publicación. MAP

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page