Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Las cosas lo que son: *El Polisario, esta estafa geopolítica

La realidad y la ficción

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En una conversación con un alto cargo del Polisario (M. DT) le pregunté si realmente cree que el Frente Polisario puede salirse con la suya”.

Respuesta: – No lo sé. Pero sé, como saben todos los miembros de la cúpula, que todo depende de los hermanos argelinos.

  1. DT tiene razón. El Polisario nunca disfruto del derecho de decidir. Fue y sigue siendo un instrumento de ejecución de la política hostil y desestabilizadora de su mentor argelino contra Marruecos.

Pero donde estamos, se debería ser un ingenuo o un desequilibrado mental para creer que con las toneladas de problemas que tiene, el régimen argelino, puede desestabilizar a quien, según propios y extraños, más extraños que propios, es el país más estable y más próspero de la región y uno del mundo…

Al recordarlo a M. DT asentó espontáneamente con la cabeza antes de darse cuenta de su “error” y pedirme cambiar de tema…

Como M. DT casi todos los altos cargos del Polisario saben que predicar en el desierto es una cosa y dar trigo es otra diametralmente distinta y distante.

Pero…

  • Del título de un artículo del embajador de Marruecos en Brasil, Nabil Adghoghi publicado en “O Globo”

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page