Las cosas lo que son Gdem Izik Ideas peregrinas… Letrado Saad Sahli

0

 

Comenzaré desde el final: Erase una vez un ministro español de Asuntos exteriores que se llamaba Marcelino Oreja. Para “justificar” el acuerdo tripartito de Madrid sobre el Sahara, se le ocurrió inventar una extraña y sin precedentes en los anales del derecho internacional, teoría: Al salir del Sahara, España entrego a marruecos la administración y no la soberanía.

 Desde el punto de vista de este derecho internacional, el colonialismo (la ocupación) nunca se adjudica la soberanía del territorio ocupado, sino solo la administración. O sea: que en 1975 España había retrocedido lo único que podía y debía retroceder al propietario del territorio que ocupaba (Marruecos): la administración porque el país ocupado nunca pierde su soberanía.
De hecho el difunto Oreja nunca volvió a esgrimir este insostenible argumento…. Él no, pero si un colectivo de abogados “españoles” (entrecomillados porque forman parte de una quinta columna argelina enviada a España donde obtuvo por obvias razones, la nacionalidad española) que resucitaban el peregrino argumento del difunto ministro español para solicitar el traslado del juicio de los 23 monstruos de Gdem Izik a España.
Lo curioso de la extravagante solicitud es que se salta la historia, la ética de la profesión y el derecho internacional, al creer que en marruecos nos olvidamos de Marcelino Oreja y de cómo había terminado su argumento nacido muerto. Y asimismo al omitir la nacionalidad de los asesinos, sus documentos de identidad y a quién han asesinado salvajemente. Por último, al tratar de sustituir los verdaderos retos del juicio que es un bárbaro asesinato y profanación de los cadáveres de sus víctimas por un estúpido juego de nacionalidad y de conceptos geopolíticos.
En Marruecos, en España o en Cochabamba los asesinos son los mismos y si son como los 23 de Gdem Izik peor todavía.
Si el Sr. Oreja resucitara volvería a morir ( de risa) por la tanta sencillez de estos aprendices de derecho penal.