"MarruecosFeatured

Las costas marroquíes del norte invadidas por las  medusas

 

Redacción de Tánger.- Infomarruecos / Conacentomarroquí

Son una especie cada vez más peligrosas, dolor, ardor, inflamación, enrojecimiento de la piel y sangrado, son algunos de los efectos de su picadura, que excepcionalmente puede ser grave.

    Hace pocos años que esta especie marítima se encuentra a menudo en las costas marroquíes del norte, invadiendo especialmente las playas de Mdiq, Martil y la costa mediterránea de Tetuán a Alhocema.
   Cada año, las medusas se van convirtiendo en un problema mayor en las playas marroquíes. Hace años, encontrar unas medusas era casi anecdótico. En los últimos años, las medusas se han convertido en un «bañista más». Además, cada vez se acercan a nuestras playas ejemplares más peligrosos.
    Los científicos creen que hay dos razones fundamentalmente, por una parte, el exceso en la pesca ha hecho que vayan a menos los peces que siempre han actuado de depredadores naturales de las medusas, y por otra parte, el aumento de la temperatura del mar ha favorecido el aumento de las medusas. La medusa común suele ser la más habitual en nuestras playas, sobre todo en nuestra costa  Mediterránea, pero en los últimos años se han detectado especies más peligrosas de medusas, no habituales en nuestras costas y mucho más peligrosas, algunas tienen 10 veces mayor concentración de células urticantes y un veneno más potente. No es muy frecuente en nuestras playas, pero en los últimos años se empiezan a ver algunas.
   La picadura de la medusa es de las más vinculadas al verano y es una de las más molestas. Normalmente se produce por contacto de forma accidental con alguno de los tentáculos que liberan una sustancia urticante, produciendo la reacción en la piel.
    Por norma general, hay algo que caracteriza sus picaduras, es la molestia y el ardor que presenta en la piel del al entrar en contacto con la medusa.
   Los síntomas comunes a las picaduras de medusas, sin contar con que el paciente sea alérgico o tendrá algún tipo de enfermedad que haga variar estos, son: dolor, ardor, inflamación, enrojecimiento y sangrado.
     Posteriormente pueden aparecer síntomas similares a los producidos por una quemadura. La distribución del veneno por todo el organismo puede conducir a una sensación de opresión torácica, calambres musculares e incluso dificultad respiratoria.
    Qué se debe hacer ante la picadura de una medusa: evitar rascarse, retirar con cuidado los restos de medusa, lavarse con agua salada (nunca con agua dulce), aplicar frío (por ejemplo hielo), y acudir al puesto de socorro o centro de salud más próximo.
    15 especies de medusas han sido inventariadas a lo largo de la costa marroquí. En el Mediterráneo, se han registrado 8 especies, con apariencias que permanecen muy estacionales (entre finales de la primavera y el verano).
    El aumento en la temperatura del agua favorece la reproducción de medusas. En Marruecos, tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico, su aspecto es cada vez más frecuente. Pertenecen a diversos grupos: coloniales y libres, filtradores y carnívoros, con alto contenido de agua y gelatinosos.
        El fenómeno ha sido monitoreado con mayor regularidad desde 2005. El fenómeno se desvaneció gradualmente entre 2005 y 2007 y desapareció por completo en 2008, reapareciendo nuevamente a principios de mayo de 2011 con una abundancia particularmente llamativa y que continúa manifestándose hasta ahora.
   Son más abundantes cuando son transportados por la corriente del sudeste, procedentes del mar abierto, y relativamente más raros cuando la corriente corre a lo largo de la costa en dirección noroeste.
    El INRH ha establecido un programa nacional para el monitoreo de la biodiversidad y la presencia espacial de taxones gelatinosos, a través de observaciones científicas en alta mar y en la costa, misiones a la tierra de percepción y playas de prospección más frecuentadas y las zonas más afectadas, encuestas in situ ante los pescadores, surfistas, autoridades civiles y la población local
   INRH también tiene una red de monitoreo de taxones gelatinosos a lo largo de la costa marroquí para monitorear el desarrollo de estas especies y la evolución de las invasiones. Actualmente, los estudios se centran en las condiciones ambientales que rigen estas floraciones y sus interacciones físicas y tróficas en el ecosistema marino.
     En el estado actual, se planifica una campaña de observación en tierra conjuntamente con las delegaciones de pesca marítima de las circunscripciones interesadas, cooperativas de pescadores artesanales locales y otras partes interesadas en el medio marino.
     Se están realizando estudios para comprender las interacciones de estas especies con el medio ambiente y los primeros resultados estarán listos para fines de 2018.
    Por otro lado, el muestreo biológico está en progreso para estudios durante un período de al menos un año del ciclo de vida de estas especies que, como recordatorio, se caracterizan por una corta vida  y un ciclo semelpar.
    En abril pasado, apareció en las costas de Casablanca, Mohammedia, Bouznika y Skhirat una especie relacionada con medusas con forma de velero y colores muy vivos, comúnmente llamada la “galera portuguesa” (Physalia physalis).
    Según el INRH, las apariciones de la galera portuguesa son estacionales y, en general, siguen siendo limitadas en el tiempo (a menudo entre marzo y abril).
 
Afficher plus

Mokhtar Gharbi

Mokhtar Gharbi المختـــار الغربـــي Periodista صحافـــــــــي Tánger طنجــــــة Tel. mobil 00212 676743345 الهاتف Tel fijo 00212 539308362 www.infomarruecos.ma

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page