América LatinaFeatured

LAS CUMBRES DE MADURO NO SERÁN SU TABLA DE SALVACIÓN Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D. Director de la Corporación Olof Palme, Chile

Opinion del Dr. Mario H. Concha Vergara

Los más de 7000 ejecutados por Maduro, los más de 4 millones de venezolanos migrantes, son un lastre para la demagogia de Maduro y sus comparsas.

En su desesperación por sobrevivir, Nicolás Maduro Moros, presidente y dictador de Venezuela, acusado por la Comisionada de Derechos Humanos de la ONU (DD.HH.) de violentar reiteradamente los derechos de los ciudadanos de su país y de residentes extranjeros, convocó a un costo de 200 millones de dólares a los 110 miembros del grupo del Movimiento de Países No Alineados, que en realidad no hacen honor a sus organización pues por lo menos el 70% de ellos  son dictaduras tan culpables como la de Maduro.

Países como Chile, Colombia, Marruecos, Sudáfrica, entre otros, deberían marginarse de dicho movimiento pues son naciones amantes de la democracia y la libertad de sus respectivos pueblos.

Esta reunión fue en la práctica ignorada por la prensa mundial, reunión organizada bajo la presidencia de Venezuela, siendo esta su última reunión, antes de transferirla a Azerbaiyán durante la Cumbre de Bakú, prevista para octubre de 2019. No queremos hacer historia pero es necesario recordar que el Movimiento tiene sus raíces en la Conferencia de Bandung, celebrada en Indonesia en 1955, que reunió a 29 gobernantes y celebró su primera Conferencia en Belgrado -antigua Yugoslavia- en 1961 durante el régimen dictatorial del mariscal Tito a la que asistieron 29 países, que se oponían al sistema colonial de la época. Cuba fue el único país de América Latina que participó en calidad de miembro permanente de este grupo, que hace décadas perdió su razón de existir.

Para muchos analistas políticos, en el ámbito mundial,”el Movimiento de Países No Alineados es una pieza de museo, anacrónica y decadente, proveniente de la desaparecida Guerra Fría, particularmente después de la caída del Muro de Berlín en 1989 y de la disolución de la antigua URSS en 1991. Los miembros de los No alineados, que suman unas 110 naciones, equivalen a dos tercios de la ONU con un 55% de la población mundial; sin embargo, decenas de naciones no están de acuerdo a que las usen para adversar a EE.UU. como quiere Venezuela que paradójicamente fue anfitrión de estos países bajo el lema de “Promoción y consolidación de la paz a través del respeto al derecho internacional”. Como es sabido, el gobierno de Maduro es desconocido por más de 55 naciones democráticas del mundo y ha sido acusada por la Comisionada de DD.HH. de la ONU quien tiene la potestad de denunciar a Maduro ante el Tribunal Internacional de Justicia por sus múltiples crímenes. Venezuela es una dictadura, de las peores que existen en el mundo que pisotea diariamente el Estado de Derecho; por ejemplo, el sábado 27 de julio, Maduro dijo en un mitin con los militares que los diputados de la Asamblea Nacional Venezolana debería prepararse para ir a prisión por votar a favor del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca), el cual le permite a la Asamblea Nacional pedir la intervención militar de otras naciones para deshacerse de la dictadura. Venezuela en la actualidad  constriñe con mucha violencia la democracia, y las libertades ciudadanas. El país, su militares y su partido político en el poder, el PSUV (Partido Socialista Unificado de Venezuela), creado por Hugo Chávez manejan todo el negocio de la droga, el contrabando y la corrupción existente en el país.

 En el PSUV no entienden que la diferencia entre el capitalismo democrático y el socialismo venezolano de inspiración cubano-castrista es el derecho de propiedad, a la libertad de trabajo, a la libertad de opinión que desaparecieron hace años. Nicolás Maduro convirtió a Venezuela en una colonia de Rusia, de China y de Cuba, entregando las riquezas minerales como el oro,  e hipotecando al país  siguiendo y obedeciendo las líneas políticas y militares de esas dos potencias mundiales y nutriendo a los parásitos de la élite gobernante cubana. Todo esto más, la narco complacencia del régimen ha significado que Venezuela sea, en realidad, una media República.

Venezuela es una caricatura de República, y no una verdadera República. Tampoco es una verdadera democracia, no hay libertades políticas y se viola constantemente el Estado de Derecho.

El Movimiento de los Países no Alineados es un circo y una  utopía. Constituyó un pretexto, inducido por la antigua Unión Soviética para aglutinar a su alrededor a países que se inclinaran al bloque soviético y que “se opusieran políticamente a EE.UU en la amenazante guerra fría protagonizada por esta potencia mundial y la URSS”. Estos países, antes alineado a la ex URSS ahora lo hacen a favor de Rusia,

Maduro pensaba que gastando 200 millones de dólares en la celebración de la cumbre de países auto denominados no alineados en la ciudad de Caracas, su gobierno oligarca y corrupto iba a obtener oxígeno para su resurrección, pero esos millones de dólares fueron mal gastados porque el resultado de la cumbre fue un fracaso, “ya que los gobernantes de esos países fueron engañados en su buena intención y en su buena fe, porque entendieron en silencio que las causas que originaron la profunda crisis económica, social y política son la gigantesca corrupción administrativa, la expropiación de empresas y haciendas en producción y su respectiva quiebra, la violación de los derechos humanos, la vulneración de las libertades políticas, la pérdida de democracia, la eliminación del Estado de Derecho,  el creciente empobrecimiento y miseria de la población y de la nación motivado al modelo estatista del gobierno chavista madurista, que ha generado la creación de una nueva oligarquía con la dirigencia del PSUV en el poder”. Sumado a estos males Venezuela es un país que casi no cuenta con electricidad ni agua potable causando la muerte de cientos de personas en los hospitales y casas de salud pública; además, esto paraliza las clases en escuelas, colegios y universidades. Tampoco funcionan las Redes Sociales, e Internet funciona solamente algunas horas al día; en otras palabras no existe libertad de comunicación.

Adelantándose al fracaso de esta cumbre, el gobierno de Maduro había planificado la celebración de otra. Ahora es el Foro de Sao Paulo del 25 hasta el 28 de Julio de 2019, que no es más que la reunión de representantes de países, partidos políticos y movimientos auto denominados de “izquierda”, con la intención de oxigenarse ante la estrepitosa caída de popularidad debido al fracaso de su gestión gubernamental. Se ha dicho que debido a la catástrofe gubernamental venezolana el Partido Comunista de ese país se habría marginado del gobierno; el Partido Comunista Chileno se está resquebrajando junto a la unidad de la izquierda chilena.

“Los venezolanos rechazamos la presencia de este club de adoradores de -Nicolás- Maduro (…), nuestra voz de protesta se hará sentir en todo el país para que el mundo sepa que en Venezuela el Foro de San Pablo es non grato”, señaló en un comunicado el partido Primero Justicia, partido en el que milita el ex candidato presidencial Henrique Capriles.

La cumbre del Foro de Sao Paulo, convocada por Maduro a un costo de otros 200 millones de dólares, convoca a partidos políticos de izquierda, movimientos y países como Nicaragua, Bolivia, Cuba y la misma Venezuela, representan con el mismo disfraz democrático de Maduro una posición que dice luchar por la democracia y sin embargo han rechazado el informe de la Alta Comisionada por los DD.HH. de la ONU la ex Presidenta de Chile Michelle Bachelet Jeria. Estos representantes que dicen ser de izquierdas son realmente fascistas de nuevo tipo pues no creen ni en la democracia ni en la libertad. No pueden aceptar que socialismo no significa en la realidad izquierda y no aceptan que la llamada socialización no termina con la pobreza sino que crea más pobreza en las naciones.

Los dogmas de los participantes del Foro de Sao Paulo son más antiguos que la miseria y el fracaso social de los que venden las ideas de sociedad justa y hacen todo lo contrario. No reconocen el fracaso histórico de la exURSS, el fracaso de la exCortina de Hierro de la URSS, el fracaso de Fidel Castro en Cuba y de Hugo Chávez en Venezuela. Los dogmas que defienden han sido demolidos y piensan que solo pueden imponer sus ideas por la fuerza. No creen en la necesidad de alternar el poder y creen que una vez llegados al poder jamás deben entregarlo a los opositores.

Estos grupos, movimientos, partidos y países que se agrupan en el Foro de Sao Paulo, piensan que solo se hacen los cambios con promesas de cambios futuros. Hay países como Cuba que sobreviven gracias al petróleo venezolano y ya han perdido la oportunidad de convivir con el capitalismo privado pues piensan que se rinden ante un sistema que para desgracia de ellos funciona. Y, como decía MAO Tse Tung la única manera de mantenerse en el poder es “usar la violencia, corromper al sistema bancario, corromper a los militares, y manejar los negocios ilegales” y, de hecho, Venezuela se ha transformado en una Narco Estado.

  El Movimiento Popular Democrático de Venezuela (MPD) ha manifestado que “esta Cumbre resultará otro fracaso en el intento del gobierno (de Maduro) de obtener oxígeno a nivel nacional e internacional y alejar la posibilidad de salir de la crisis mediante la renuncia del usurpador Maduro y su gobierno narco corrupto, dictatorial y oligarca”. Se hace imperativa la creación de un gobierno de coalición y de consenso para la transición hacia un nuevo gobierno que surja de elecciones generales libres y democráticas pero con un nuevo Consejo Nacional Electoral, CNE, imparcial e independiente”.

e-mail:conchamh@gmail.com

Show More

Related Articles

Close
Close