EconomíaFeatured

Las Economías de la energía entre el desierto y el océano Por el profesor Elouali Aailal (*)

Tribuna infomarruecos.mahttps://infomarruecos.ma/las-economias-de-la-energia-entre-el-desierto-y-el-oceano-por-el-profesor-elouali-aaila/

  

Dr. Elouali AAILAL

Ahora se reconoce que el desarrollo económico en todo el mundo depende completamente de las interacciones entre los sistemas energéticos y la economía, a medida que nuestro vínculo con la energía limpia y renovable se vuelve cada vez más fuerte. La economía energética se puede definir como una rama de los estudios económicos dedicados a estudiar la calidad y alcance de nuestro bienestar y prosperidad, en su interacción con los recursos energéticos.

   Según la Agencia Internacional de Energías Renovables, la inversión total en energía alcanzará los 110 billones de dólares en el horizonte de 2050 (alrededor del 2% del PIB anual promedio durante este período). Los planes y políticas actuales aún son insuficientes, por lo que el nivel de inversión adicional necesario para permitir al mundo lograr un desarrollo sustentable más adecuado al clima y al medio ambiente, es de 15 billones de dólares, además de que la participación de las fuentes de energía renovables en el consumo total de energía final en el mundo debe multiplicarse por seis para estar en línea con las metas establecidas en torno al clima, especialmente con la séptima meta de las metas de desarrollo sustentable, que afirma que todo el mundo debería tener acceso a energía fiable, sostenible y moderna a precios asequibles. En esta dirección, los flujos financieros internacionales hacia los países en desarrollo que apuntan a incentivar la tendencia hacia las energías limpias y renovables, que ascendieron a 18.600 millones de dólares en 2016, es decir, se han duplicado luego de estar cerca de los 9.900 millones de dólares en 2010. Esta tendencia es probable que aumente, dadas las oportunidades prometedoras que brinda la disminución continua de los costos de producción de energía renovable, lo que lleva a precios más bajos.

  En algunos países, los océanos y los mares siguen siendo, hasta ahora, las principales fuentes de energía convencional (petróleo y gas), a pesar de su enorme potencial para las energías renovables marinas: energías renovables marinas tradicionales como la energía eólica marina y la energía solar marina, además de formas exclusivas de energía. Para mares y océanos, como la energía de las olas y la energía de las mareas. Sabiendo que la energía renovable marina y oceánica aún no ha alcanzado la abundancia necesaria en la producción, lo que llevaría a una reducción significativa de costos, sin embargo, dado que los océanos y los mares cubren más del 70% de la superficie de la Tierra, no es de extrañar que una gran parte de la producción de energía futura, es probable que provenga de energías renovables producidas en los mares y océanos, y para demostrar la suficiencia de esta energía potencial, algunos estudios publicados han confirmado que el potencial de la energía eólica en los océanos y mares es muy importante y suficientemente grande, en la medida en que teóricamente puede satisfacer todas las necesidades de la Civilización humana de la energía.

  Con su extensión marina natural, los desiertos de todo el mundo son escenario de enormes proyectos energéticos que jugarán un papel fundamental para mantener el ritmo del desarrollo sostenible, este desarrollo se caracteriza por un cambio ambiental que cambiará radicalmente nuestro estilo de vida, ya que la sostenibilidad es su pilar principal. Está claro que conceptos como la economía verde o economía circular, la economía azul o la economía marítima, el ecoturismo (turismo del desierto), se supone que dependen de las energías limpias renovables y, por tanto, del impacto medioambiental de cualquier actividad humana, como la industria de viajes y turismo, el transporte. En tierra y en alta mar, los servicios logísticos y de transporte marítimo, la agricultura y la pesca… es un criterio importante que determina hasta qué punto estas actividades económicas son aceptables y sostenibles, a la luz del arsenal legal que poco a poco se vuelve ecológico y se centra en las finanzas verdes.

   Marruecos ha logrado elevar el desafío de aumentar la participación de la producción de energía eléctrica a partir de energías renovables al 52% para 2030, esta participación se estableció inicialmente en 42% para 2020. Este logro cualitativo se ha logrado gracias a la adopción de una ambiciosa estrategia energética, que incluye en este, la generación de energías renovables en los desiertos marroquíes: el complejo solar (Nour) en Ouarzazate, el mayor parque de energía eólica de África, ubicado en el desierto costero de la ciudad de Tarfaya, y por último pero no menos importante, el proyecto que se implementará en el desierto del lado de Dakhla, Oued Eddahab, que tiene como objetivo generar energía renovable y limpia del viento, esta energía eólica se utilizará en operaciones de minería de criptomonedas basadas en tecnología blockchain, como Bitcoin.

(*)Dr. Elouali Aailal: Presidente y Coordinador del Congreso Internacional de Economía del Desierto – Dajla, presidente de la asociación « Desert Action » y profesor e investigador de la ENCG en Dajla.

(traducción M.Gharbi)

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page