CrónicasFeaturedIntegridad territorial

Las elecciones y el Sahara Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

A votar!

 

 

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

El sistema electoral, en todas partes del mundo, tiene como objetivo principal asegurar que el sufragio traduzca la expresión auténtica, libre y abierta de los ciudadanos; y que los escrutinios reflejen de manera exacta la voluntad del elector expresada en las urnas por voto directo.

Nuestro país está ante un nuevo reto en el marco de la legalidad y el respeto por los demás. Nuestras elecciones se celebran marcadas por la cruel crisis sanitaria un miércoles –el 8 de septiembre 2021- de manera excepcional (y de manera atípica, porque se solían hacer los viernes; este cambio es debido a que algunos partidos políticos pidieron que se hiciera un día laborable para movilizar a más electores). Se celebran al mismo tiempo las elecciones legislativas y las municipales en esta jornada única: servirá para una triple elección: la de la Cámara de Representantes (Cámara baja), la de los Consejos locales y la de las Cámaras regionales.

Los resultados quedan en manos de los votantes: ellos decidirán si nuevamente va a ser el Partido Justicia y Democracia (PDJ) el que gane las elecciones o si la tendencia del pueblo marroquí ha cambiado y sea otro partido el que las gane.

Lo que es seguro es que nadie podrá tocar los resultados de las urnas porque los comicios estarán monitoreados por un Comité Central nacional además de que habrá observación internacional para ofrecer unos resultados reales de lo que el pueblo marroquí (desde Tánger hasta al-Güira) decida.

La mujer marroquí tiene un papel muy importante y decisivo en los resultados de las elecciones; ella es la portadora de nuestra energía y de nuestra dignidad. Todos coinciden en que la clave de la liberación social está en manos de la mujer. Que el varón no olvide que su posible victoria en las elecciones está supeditada a las sanas decisiones de la mujer.

Y ahora, para no cambiar de estrategia en estos artículos, veamos qué están haciendo los separatistas en Tinduf mientras el país surca espacios para situarse en la vanguardia del progreso a nivel internacional. Ellos consideran que estos comicios no deberían tener lugar… el jefe ha reclamado oficialmente que este sufragio no debe tener lugar porque él y los suyos –la mayoría son subsaharianos- son los representantes del pueblo saharaui.

Si lo son, si de verdad representan al pueblo del Sahara, ¿por qué le temen a los resultados que se van a dar en los comicios? ¿No será que los verdaderos y más numerosos saharauis están en el Sahara marroquí? Y vemos de manera franca, que el número de participantes en el Sahara marroquí, pone al descubierto que en verdad esos separatistas si representan a alguien es a ellos mismos.

Si de verdad ellos son los representantes del pueblo del Sahara no deberían temerle a lo que sus hermanos del Sahara marroquí decidan, porque si lo que pregonan es verdad, los saharauis del Sahara marroquí no deberían ir a votar… y así les darían la razón; ¿cuál es la realidad?

Pues esta: que los habitantes del Sahara marroquí son los que acuden en mayor número a participar en este derecho que les da la Madre Patria, respecto a las demás regiones del país. Así dejan a los separatistas en su lugar.

Los separatistas terminarán aceptando que no son los que representan al pueblo saharaui; se darán cuenta, tarde o temprano, de que los que están en tierra marroquí están progresando de firme y que si lo desean, sí pueden alardear de ser los representantes del pueblo saharaui.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page