FeaturedTú, por ejemplo

Le decimos a Venezuela: Ofende quien puede no quien pretende

 

La cancillería de Venezuela, haciendo ejercicio de cinismo retórico, emitió el 20 de abril, un calumnioso e ignominioso comunicado en el cual “deplora” lo que llama “la declaración de la monarquía de Marruecos contra el Estado de Derecho” (sic) en el país caribeño.

   “Venezuela deplora la declaración intervencionista de la monarquía de Marruecos contra el Estado de Derecho en Venezuela y su orden constitucional, expresado en un vergonzoso comunicado el día de ayer”.
   El documento de la cancillería finaliza “llamando” a Marruecos “a no sumarse a la conjura internacional que procura la desestabilización y vulneración de la paz en nuestra Patria, violentando los principios de respeto entre Estados Soberanos y la Libre Determinación del Pueblo de Venezuela, principios que nos vinculan también en el Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), del cual ambos países somos Miembros Plenos”.
   Parece que la abrumada cancillería venezolana se ha equivocado de oponente para así enredarse innecesariamente en un casi balbuceo infantil con el mismo afán de siempre de querer agraviar, acabando perdida en una maraña de insignificantes detalles que no convencen a propios ni ajenos.
   Y ni falta hace decirles a los comunicadores de la cancillería venezolana a que atiendan los reiterados llamados de los países vecinos que nos son tan “atrasados” como Marruecos y que este viernes han vuelto a sacar otro comunicado conjunto expresando textualmente: “condenamos enérgicamente la violencia que ha sido desencadenada en Venezuela y lamentamos asimismo que no se hayan atendido las exhortaciones de la comunidad internacional para que las manifestaciones anunciadas en ese país transcurrieran en un clima pacífico y sin violencias”.
   Estos son los Gobiernos de la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Paraguay, Perú y Uruguay, países vecinos y amigos de Venezuela los que “reafirman” que “es urgente que las autoridades venezolanas adopten medidas para asegurar los derechos fundamentales y preservar la paz social” y que es “imperativo” que Venezuela “retome la senda de la institucionalidad democrática y que su Gobierno fije las fechas para el cumplimiento del cronograma electoral, libere los presos políticos y garantice la separación de poderes constitucionales”.
   A la canciller Delcy Rodríguez de Venezuela le recordamos que su país lleva quince largos años, desde 2002, entrometiéndose en asuntos internos de Marruecos solo para quedar bien con el régimen cívico-militar de Argelia. Y que ya es hora de entender que la paciencia tiene sus límites.
   Venezuela no posee suficientes argumentos como para ofender a Marruecos y no le alcanzará con solo emitir comunicados. Como reza el dicho “no ofende quien pretende, sino quien puede”.
 
Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer