CrónicasEn voz altaFeatured

Lectura dominical, En el no man’s land: Una hazaña – providencia para Manolo Alcalà (De: Apuntes, S. Jedidi)

Recordando en este tiempo de olvido

Con mi hija, Jihane Jedidi, durante una paisa en el rodaje en Tarfaya de  » Azir Al Watan » o Nostalgia de la patria

En la comandancia regional de las FAR en Guelmim nos habían aconsejado a “prescindir” de aquella etapa por ser el triángulo Mahbes-Haouza-Farsia una zona insuficientemente segura en aquella época (1978).

“El Polisario pretende que Hauza es su capital e incluso firma convenciones de hermandad con municipios comunistas en Francia”, nos habían explicado con insistencia lo que parecía “excitar” al difunto Manolo Alcalá, al frente de un equipo de la TVE para su legendario “Informe Semanal”.

Delegado por el ministerio marroquí para acompañar a aquella misión periodística española en su programa sobre el Sahara marroquí, me abstuve a responder cuando Manolo me preguntó “lo que yo pensaba”.

Al final en un helicóptero de las fuerzas Armadas del Aire de Marruecos nos dirigimos al muro de protección en las cercanías de la localidad de Mahbes.

De repente ¡pánico a bordo! El piloto y copiloto ambos tenientes de las FAR no querían dar explicaciones a pesar de la evidente inquietud en sus rostros.

“Creo que hay una avería en uno de los motores del aparato”, me dijo Manolo, basándose, según él en sus experiencias en otras misiones anteriores en 24 horasLos reporterosDossier En portada.

En efecto, pocos minutos después el helicóptero comenzaba a maniobrar para un aterrizaje en pleno desierto.

“Señores tenemos un problema que lo vamos a solucionar”, nos dijo uno de los pilotos, una vez en suelo.

Mientras que Manolo y su cámara tomaban imágenes de tan inhóspito lugar, me acerqué al piloto, a quien conocía en Rabat y le pregunté dónde estábamos.

  • En el no man’s land entre Argelia y Marruecos, pero no lo digas, por favor

  • ¿Y qué pasa?

  • Uno de los motores de este cacharro ha dejado de funcionar

  • Y…

  • No podemos continuar es un riesgo inútil

Para Manolo y sus colegas aquello parecía una providencia. Pocos han logrado imágenes de tan inédita zona de conflicto en la prefabricada guerra del Sahara. En cambio, yo, prometido y a unos días de casarme no dejaba de observar el cielo en el que el sol se ponía lenta pero peligrosamente (para nosotros).

Dos horas después, los dos pilotos, reconvertidos por la circunstancia en mecánicos no lograban “solucionar aquello”.

De repente:

  • Mira, Sr. Jedidi en caso de lo improvisto tu eres español, me advirtió con tono grave uno de los pilotos

  • No te entiendo

  • En caso de una incursión de la banda del Polisario…

  • ¡Santo Dios!

  • Le invito a “prestarme” sus documentos por si…

El hombre no terminaba las frases, pero, a todas luces, la situación era lejos de ser normal. Nuestros pilotos preparaban su plan “B”.

Anochecía en el inmenso desierto y Manolo nos ensenaba como evitar las ratas en las noches del desierto. El hombre o presentaba la menor inquietud. Al contrario, aventurero como era, buscaba la sensación y el “scoop”.

Casi cuatro horas de profundo suspense, cuando de lejos escuchamos el rugido del motor averiado.

  • /Logramos solucionarlo. Aún tenemos como media hora antes de que anochezca

  • ¡Ah sí!

  • Diles que se den prisa, nos vamos, porque está determinantemente prohibido volar por la noche en esta zona

A Manolo, paradójicamente la providencial noticia parecía una decepción…

Una semana en el Sahara marroquí de punta a punta, al término de la cual y de regreso a Madrid, Manolo Alcalá me escribió esta breve pero inolvidable frase: “Durante el accidente acordamos protegerte con nuestra vida”, si era necesario”.

Gracias Manolo, que descanses en paz.

@InfoMarruecos

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page