CrónicasCulturaFeatured

Lectura dominical: Grito primal de Said Jedidi (la versión árabe por el profesor Ahmed Elamraoui en conacentomarroqui.blogspot) -Episodio 1-

Tiempo de leer

 

 

                                  -1- INTRODUCCIÓN

 

Imposible estar en Tetuán y olvidar su portavoz que es su patrimonio y su historia reciente y antigua. La universalmente conocida, Escuela de Bellas artes de Tetuán su inconfundible “Dar Assan’a” o Casa de oficios y sobre todo sus hombres, los ilustres y los de “a pie”, ambos destajistas y forjadores, sin buscarlo, de todo un capital de tacto y de delicadeza que hizo-hace de la ciudad de Tetuán una ciudad sin par.

Nuestro personaje pertenece a esta sien: tempestivo y probablemente tempestuoso, con la vivacidad de sus reflexiones, su tinte luminosa y su sed de saber, conocer, descubrir y aprender: Haj Ahmed Ben Ali, personaje- ficción y en el fondo personaje-realidad me intrigó durante más de 50 años porque se trataba y no era fácil, de descubrir las facetas ocultas de un personaje (real o ficticio) profundamente religioso que, a pesar de estar encariñado con los ingredientes de aquella época-transición del norte de Marruecos, con la consiguiente alergia a los “dudosos» cambios o fobia a toda inhabitual alternancia y pese a su salud moral a toda prueba, Haj Ahmed Ben Ali acabó por descubrir, gracias a mil y una coincidencia, que no puede existir ninguna contradicción ni profanación entre los que creemos y la cultura de escuchar lo que creen los demás.

Por eso, tardé tanto…

Pero, ¡Por fin ya está! Ya está terminado y publicado mi “Grito Primal”… un grito que, paradójicamente duró más de dos décadas.

En los años 80 aparecieron algunos artículos en aquél inolvidable suplemento en español “Opinión semanal”. Casi simultáneamente la sección en español de la Radiotelevisión marroquí (RTM) comienzo la emisión de algunos capítulos y poco después Mohamed Chakor en su “Antología de literatura española de autores marroquíes” publico parte de esta obra.

Desde entonces, muchas cosas han cambiado Nuestro mundo está en una fase de continua metamorfosis y no es más que el comienzo.

Con la caída del muro de Berlín, muchos, como yo, creyeron que se cerraba el capitulo de la bipolaridad y se abría una nueva era, la que prometía más incertidumbre geopolítica y más tiranía política en cuanto al liderazgo mundial.

Nos equivocamos, por lo menos, en parte. Nuestra hipótesis “visionaria” se ha realizado a medias, aunque lo previsto no resultó tan quimérico. Había una bipolaridad, dos súper-potencias antagónicas y antagonistas y así sigue siendo, a pesar de que una de ellas, Rusia, la ex URSS parece más pasiva y menos dispuesta a, por un lado, a correr el riesgo y asumir su responsabilidad internacional, por otro, pero con su arsenal militar intacto e incluso mas “rico” y más variado.

Creíamos que la Perestroika solo había la de Gorbachov. Llegamos al siglo XXI otra “khatamestroika” en Irán. El Gorbachov iraní se llamaba, efectivamente Mohamed Khattami.

El tiempo se encargará de darme razón o de desmentirme…

Paralelamente a lo que ocurre en las cancillerias e independientemente de lo que nos pueda contar o nos haya contado la CNN americana o la BBC británica, el integrismo es uno e indivisible

 Aunque puede cambiar de religión, ideología o simplemente de convicción. Musulmanes, cristianos y judíos deben sanear sus respectivos climas sociales y colmar sus respectivas lagunas, cada cual a su manera y conforme a su cultura y su presente. Solo así se puede reducir considerablemente la intensidad del fundamentalismo islámico en Egipto y en muchos otros países árabes y musulmanes, cristianos en Irlanda o judíos en Israel.

Para muchos marroquíes, el “calendario gregoriano” comienza en Marruecos el 20 de agosto de 1999, fecha del acceso del rey Mohamed VI al Trono. Des entonces muchos son los que hablan de tantos años antes de Mohamed VI y otros tantos con él… y es que, para ellos, desde entonces “el respeto de los Derechos humanos se ha convertido o se está convirtiendo en una responsabilidad compartida de gobernantes y gobernados” … y no es poco ni insuficiente para tomar un bolígrafo o un ordenador y comenzar a escribir algo…

Ya está terminado y publicado “Grito Primal”. Casi un milagro, porque, cada vez que creía haberlo terminado, volvía a corregir un capitulo o remplazar a otro y en más de una ocasión y durante anos, volver a escribir otro y otro y otro…

“Eso no se acababa” me decía casi desmoralizado, pero con la ilusión de verlo publicado un día.

Los acontecimientos se precipitaron a la velocidad de la luz y yo, funcionario que soy (funcionario, según el genial cantautor belga Jaques Brel, es un hombre que funciona) avanzaba a pasos de tortugas, como todos los funcionarios.

Nunca tuve la certeza de poder publicarlo un día. Decidía, pero poco después volvía a vacilar. Lo que me parecía “potable” poco después lo encontraba una “chorrada”. En fin, todo un crucigrama, un rompecabezas que no logré descifrar durante 20 años. El borrador vegetaba en el pequeño cajón de mi despacho en la Radio Nacional marroquí. Escrito y “pasado a máquina” tenía aspecto de “algo” serio e incluso atractivo… pero no cedía a la tentación.

Lo comencé. Lo abandoné. Volví a comenzarlo para volver a abandonarlo. De vez en cuando lo echaba de menos. Pero nada… A menudo, no comprendía lo que me pasaba. Era conciente de que ni era decisivo ni determinante en mi trayectoria profesional en tanto que periodista y hombre de comunicación. Era/soy periodista y lo mío era/es escribir. Y si no publico algo que he escrito no pasará nada. 20 años deshojando la enigmática margarita de si valía o no la pena de consentir algún “sacrificio” para pasar a la velocidad superior. O sea: de periodista a escritor.

Finalmente me di cuenta de que la culpa la tenia mi propia calidad de funcionario de Estado. Y es que me sucedía lo que le sucedió a aquél macho cabrío que siendo el más valioso de la región, una vez intrigado, el alcalde fue a constatarlo personalmente:

Vino… vio y se dejó sorprender… no para mucho rato.

  • Tengo una idea, le dijo el alcalde al propietario del macho cabrío, convencido ya de lo que hasta entonces era simple rumor, podemos llevar al animal a la alcaldía y cobrar 100 dirhams por cada apareamiento. Te daríamos una comisión, claro.

  • ¿Por qué no? Respondió espontánea e inmediatamente el “Isidro” al alcalde. Este chivo es un fenómeno. Es capaz de satisfacer a todas las cabras del condado. Es infatigable.

Transportaron al macho cabrío a la alcaldía y lo ataron a un pilar en el patio. Poco después, llego un campesino con su cabra, pero el chivo ni siquiera se digno a mirar a la hembra que tenia delante.

Apurado, el dueño gritaba:

– Adelante mi chivo ¿no ves que es espléndida?  Siempre fuiste gallardo y atrevido. ¡Vamos! No me dejes en ridículo, enséñales de lo que eres capaz.

Cansado de escuchar tantas “tonterías” el chivo respondió:

  • Ahora que soy funcionario de Estado ¿Crees, acaso, que voy a tomar la más mínima molestia de desplegar algún esfuerzo?Continuara

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page