CrónicasEn voz altaFeatured

Lectura dominical, Marruecos y su hispanismo: Tiempo de reflexión y de…réquiem (I)

(De Apuntes de Said Jedidi)

 

Said Jedidi es periodista y escritor, director de infomarruecos.ma/conacentomarroqui.blogspot

En Marruecos, con un rico patrimonio nacional hispanista y con ilustres hispanófonos, uno de los pocos países en donde el numero de los que hablan, escriben y hacen uso del castellano supera los 3 millones y en donde a pesar de una total e incomprensible indiferencia (casi desprecio), apatía y desinterés, el español sigue, eso si, agonizante pero vivo y que contra viento y marea se desarrolla, el hispanismo específicamente marroquí (porque existe) se deshoja y se marchita aunque combate con anticuerpos propios esta insensibilidad y esta impasibilidad.

¿Por qué esta crónica?

Porque hacia/hace falta porque entendemos que el recuerdo suele ser una campanada en el mundo del olvido, en nuestro caso de la negligencia.

En menos de 2 años el hispanismo marroquí ha perdido 3 de sus ilustres símbolos: pérdida que solo las familias y amigos de los difuntos han sentido y padecido: El escritor larachense Mohamed Sibari, con decenas de obras escritas en castellano y una vida consagrada casi exclusivamente a la cultura hispánica en Marruecos y en España seguido del orgullo del hispanismo en general, decano de los historiadores (e hispanistas) marroquíes y uno de los mejores hispanistas del mundo y hace poco el difunto periodista y escritor Mohamed Larbi Messari, incansable “francotirador” (como a él le gustaba autocalificarse) por la lengua y cultura españolas en Marruecos.

Tres hombres. Tres ejemplos. Tres símbolos del hispanismo en Marruecos, pero también y quizás de su displicencia y de su desdén hacia una riqueza que nunca…jamás debió descuidar y del desafecto y del desamor de España por su lengua y su cultura.

Tres hombres que marcan un periodo de luto para la lengua y cultura españolas en Marruecos y tal vez, legítimamente de todo el mundo no-hispánico, donde en ninguna parte existe ni puede existir tanta pasión y tanta preferencia por una cultura de quien su frialdad hacia su cultura solo es comparable con su desprecio hacia los que insisten en hacer del castellano y su literatura su riqueza y su patrimonio.

Muchos hablan de una lenta agonía. Otros de una muerte segura. Todos de una magnifican lengua y cultura en fase de desaparición… en Marruecos.

No, Baldomero, siempre queda espacio para desarrollar sus aptitudes y sus facultades lingüísticas.

Aquí en conacentomarroquí (como verán en las estadísticas de este mismo instante (martes 4 de agosto a las 18H25 hora de Marruecos), sin medios ni apoyo ni ayuda de ningún tipo salvo la de nuestros lectores, nos honra y nos enorgullece el hecho de que nuestro hispanismo (hispanismo marroquí como indica el nombre del blog) es “exportable”, gusta y seduce, más en Estados Unidos o en Rusia que en España.

 A titulo recordatorio

                   I

La verdad es que no me lo esperaba. No podía prever que el articulo “Marruecos y su hispanismo: tiempo de reflexión y de… réquiem” publicado en “conacentomarroquí” suscitara tanto interés y…tantos comentarios, muchos de ellos de España, pero la inmensa mayoría de Marruecos, México, Chile y de la Argentina.

 Unos quieren saber más, otros mejor, la mayoría descubrir lo que no se ha dicho hasta ahora. Y tienen razón: lo que no se ha dicho o lo que no se ha querido decir. Ahora bien, no es la primera vez que publicamos, o bien yo mismo o bien muchos otros hispanistas marroquíes, este tipo de reflexiones en torno a las relaciones entre España y Marruecos o sobre la política cultural española en Marruecos y en otros países no “hispanos”. Pero esta vez, repitámoslo porque es grato, es distinto.

Comencemos confesando que a menudo criticamos o denunciamos/critican denuncian sin un perfecto conocimiento de causas o basándonos en criterios, muy a menudo peregrinos o, cuando menos, superficiales indignos de una verdadera reacción de los responsables de la política cultural española.

Dicho esto, se debe precisar que esta vez, como le proponen algunos, no voy a repetir los cacareados argumentos de indiferencia, negligencia o, cuando más descuido hacia/de este rico matrimonio cultural que es el hispanismo marroquí, sino voy a revelar (también como se me pide) “algo que no se ha dicho o no se ha contado”.

Para ello voy a limitarme a 4 nombres de ilustres personalidades españolas que, a titulo muy personal o debido quizás a su formación docente o intelectual, fueron entusiastas artífices de un impulso a este “hispanismo marroquí”.

Debo confesar que, a excepción del difunto rey Hassan II, el cual, contrariamente a lo que se ha afirmado siempre (y sé lo que digo y escribo) no por razones exclusivamente políticas (diferendo con Francia y su entonces presidente, el socialista François Mitterrand), sino y quizás sobre todo culturales (diversificar el espacio cultural nacional y pluralismo lingüístico) no conozco a ningún responsable de la cultura marroquí con lo más mínimo interés por el polifacético y multilingüe patrimonio literario nacional (especialmente en español que es lo mío).

Les contaré pues la historia de estas 4 personalidades, su historia con el “hispanismo marroquí”, su pasión por este hispanismo marroquí”, sus enormes esfuerzos y su buena voluntad a reforzar o cuando menos conservar este “hispanismo marroquí” y sus vínculos con los hispanistas marroquíes. Son: El difunto embajador de España en Rabat y posterior miembro de la Real Academia de Marruecos, Alfonso de la Serna, el embajador español en Marruecos, el catalán Raimundo Bassols, el embajador español en Rabat, Javier Ortega y más actual: el cónsul general de España en Tánger, mi ilustre amigo Arturo Reig Tapia.

Los dos primeros (años 80) y su relación con, el primero el Telediario en español, en su primera versión en la difunta RTM (Radio Televisión Marroquí) que había creado, dirigido y presentado servidor con mi buen amigo y compañero de toda la vida Mohamed El Idrissi y el segundo con “Opinión Semanal” suplemento en español del diario del Partido del Istiklal “L’Opinion’ que, junto al recientemente fallecido Mohamed Larbi Messari creamos a comienzos de los 80 y dirigí junto a mi amigo Chukri El Bakri hasta su trágica desaparición, convirtiéndose en una auténtica autoridad del hispanismo marroquí y un ineludible y predilecto destino de sus hispanistas.

Luego “La Mañana”, versión española de “Le Matin” una existencia como ya he escrito antes, del difunto rey Hassan II que creamos con un increíble esfuerzo y una difícilmente comparable dedicación y abnegación con el gobernador Mostafa Alami un reducido grupo de “francotiradores” y que se ha convertido, desde el comienzo en una de las principales preocupaciones del entonces embajador de España en Rabat, Javier Ortega.

(Continuara)

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page