Buenas tardes MarruecosFeatured

Leido en “La Estrella de Panamà”: Papa Francisco elogia a Marruecos como modelo de tolerancia religiosa

Revista de prensa

Los medios de prensa internacionales colocaron la visita del papa Francisco a Marruecos como un avance en el diálogo interreligioso

MOHAMED SIALI | EFE

El papa Francisco rezó ayer el Ángelus en la Catedral de Rabat, en un acto ecuménico junto a las iglesias de Marruecos en el que alabó sobre todo el trabajo de los religiosos y religiosas que trabajan “junto a los hermanos musulmanes”..

Como un modelo de moderación religiosa y de acogida a los inmigrantes, describió al reino de Marruecos el papa Francisco durante su visita de dos días a esa nación del norte de África, reseñó The Washington Post.

El diario estadounidense también dijo que el papa  reconoció los esfuerzos que hace Marruecos en su atención a los inmigrantes africanos, advirtiendo que el problema no se resuelve negando ayuda a quienes aspiran legítimamente a una vida mejor para ellos y sus familias.

Por su parte, The New York Times informó que Francisco definió  a Marruecos como un “puente natural entre Europa y África” y planteó que la situación “no es fácil para quienes llegan y para quienes los reciben”. Últimamente, Marruecos ha legalizado a unos 50,000 inmigrantes presentes en su suelo.

“Francisco también ha empleado la visita a Marruecos para elevarlo como un ejemplo moderado del islam, y de la cooperación entre cristianos y musulmanes  tan solo dos semanas después de que el odio alimentó un tiroteo en una mezquita de Nueva Zelanda que se cobró 50 vidas”, dijo el Post.

El rey Mohamed VI, quien dio la bienvenida al papa Francisco en Rabat al pie del avión de Alitalia que lo trajo desde Roma, en agosto de 1985 -como príncipe heredero del trono- recibió al papa Juan Pablo II en su primera visita a un país musulmán y lo condujo al palacio del rey Hassan II para una entrevista de los dos jefes religiosos del islam y del catolicismo.

Posteriormente, en un mensaje desde la explanada de la mezquita Hassan en Rabat –cuya construcción se inició en el siglo XII y que la integra el mausoleo de Mohammed V, primer rey del Marruecos independiente, y de su  sucesor Hasan II, padre del monarca actual- Mohamed VI destacó el acontecimiento excepcional de la visita y su valor civilizatorio.

Resaltó el tema migratorio  como parte de la filosofía política marroquí con un ánimo solidario.  “Se trata de una política que se halla en sintonía con el Pacto de Marraquech, adoptado por la comunidad internacional el pasado 10 de diciembre”, señaló.

Emir del Creyentes

Como Amir Al Muminin, Emir de los Creyentes, Mohamed VI reúne en su persona la máxima representación religiosa del reino marroquí, es el garante de la tolerancia religiosa entre musulmanes, judíos marroquíes y cristianos.

“Las tres religiones abrahámicas existen para abrirse y conocerse, en un valeroso concurso de hacerse el bien, unos a otros”, dijo el monarca marroquí.

Puso énfasis en que la visita del papa “viene a consagrar una convicción compartida consistente en que los valores de la religión monoteísta contribuyen a la racionalización, reconciliación y mejora del orden mundial”.

“Desde su esencia pacifista –añadió- la religión preconiza aprovechar la energía que se gasta en los armamentos y en las demás carreras ciegas, para emprender luchas más nobles”.  

Con esa concepción pacifista, creó la Fundación Mohammed VI para los Ulemas, y ha dado acogida a jóvenes de varios países africanos y europeos en el Instituto Mohammed VI para la formación de Imames, Murchidíes y Murchidat.

El servicio del bien común, añadió Mohamed VI,  se traduce en acciones concretas.  En ese espíritu surgió la Iniciativa Nacional para el Desarrollo Humano, lanzada hace 14 años, con el fin de mejorar la vida de las personas en situaciones de precariedad o fragilidad, integrando a los excluidos, dando un techo a los desamparados e infundiéndoles fe en un futuro digno. 

Sostuvo que como Emir de los Creyentes, al igual que el papa Francisco, promueve “los valores de la moderación”. Y de la misma forma que el pontífice, no flaquea “ante las grandes cuestiones de nuestro tiempo” que deben ser abordadas con espíritu  idealista y pragmático a la vez que con realismo y en forma ejemplar.

Entre esos temas destacó el servicio de la paz mundial, la educación, al diálogo, al cese de la violencia y a la lucha contra la pobreza, la corrupción, el cambio climático y otros males que gangrenan las sociedades.

Los medios de prensa internacionales colocaron la visita del papa Francisco a Marruecos como un avance en el diálogo interreligioso. El papa Francisco ya ha viajado a otros países musulmanes.

Visitó Turquía en 2014, Azerbaiyán en 2016 y Egipto en 2017.  Más recientemente estuvo en Emiratos Árabes Unidos, el primer viaje de la historia de un papa al Golfo Pérsico, donde participó en un encuentro interreligioso internacional dedicado a la fraternidad humana. También se reunió con los miembros del Consejo Musulmán de los Ancianos en la Gran Mezquita del jeque Zayed y celebró una misa en el Estadio Zayed Sport City.

Pero la visita a Marruecos, que abrió relaciones diplomáticas con el Vaticano en 1976, siendo uno de los primeros países islámicos en dar ese paso, reviste particular importancia por el liderazgo del rey Mohamed VI tanto en África como en el mundo musulmán. La Iglesia católica está presente en Marruecos desde hace más de ocho siglos.

Declaración sobre Jerusalén

Después de un encuentro en el Palacio Real de Rabat,  el papa Francisco y el monarca marroquí firmado una declaración sobre Jerusalén

“Creemos que es importante preservar la Ciudad Santa de Jerusalén/Al Qods Acharif como patrimonio común de la humanidad y, sobre todo, para los fieles de las tres religiones monoteístas, como lugar de encuentro y símbolo de convivencia pacífica, en el que se cultivan el respeto mutuo y el diálogo”, escribieron ambos líderes.

En esa línea, el papa y el rey de Marruecos destacaron que “se debe preservar y promover el carácter multirreligioso específico, la dimensión espiritual y la peculiar identidad cultural de Jerusalén/Al Qods Acharif”.

“Esperamos, por tanto, que en la Ciudad Santa se garantice la plena libertad de acceso a los fieles de las tres religiones monoteístas y el derecho de cada una a ejercer allí su culto, para que en Jerusalén/Al Qods Acharif se eleve, de parte de los fieles, la oración a Dios, Creador de todos, para un futuro de paz y hermandad en la tierra”, concluyeron.

Previamente, el papa Francisco visitó el Mausoleo de Mohamed V en donde dejó un ramo de flores y escribió en libro de honor que invocaba “a Dios Todopoderoso la prosperidad del reino de Marruecos” así como también pidió al Señor que en Marruecos “crezca la hermandad y la solidaridad entre cristianos y musulmanes”.

Misa en Rabat

En la Catedral de San Pedro en  Rabat, el papa se reunió con líderes de las comunidades cristianas de Marruecos, estimadas en unos 30,000 miembros. Allí animó a religiosos de distintas órdenes, a seguir estando “cerca de quienes a menudo son dejados atrás, de los pequeños y los pobres, de los presos y los inmigrantes”.

La labor de los religiosos y sus servicios asistenciales y de caridad sirve para “desenmascarar y poner en evidencia todos los intentos de utilizar las diferencias y la ignorancia para sembrar miedo, odio y conflicto”, que es lo que hacen “las políticas de integrismo y división y los sistemas de ganancia insaciable”. 

Poco antes de concluir su visitas a Marruecos, Francisco celebró una misa en el polideportivo Mulay Abdelá, situado en las afueras de Rabat, antes unos 10,000 fieles.

En su mensaje, el papa dijo que “la libertad de conciencia y la libertad religiosa, están inseparablemente ligadas a la dignidad humana”, y llamó a los creyentes a “vivir como hermanos”.

El de Marruecos, fue el viaje apostólico internacional número 28 en siete años de pontificado. Al concluir su visita, el papa Francisco fue despedido en el aeropuerto de Rabat por el  jefe del gobierno marroquí, Saad Dine El Otmani, antes de abordar un avión de Royal Air Maroc que lo transportó a Roma.

En un telegrama enviado al rey Mohammed VI, Francisco agradeció al rey, a la familia real, al gobierno y a la población por la “afectuosa acogida y la generosa hospitalidad”. Asimismo, el papa invocó bendiciones divinas sobre todos y aseguró sus oraciones “por la paz y la prosperidad de Marruecos”.

Con EFE

Show More

Related Articles

Close
Close