América LatinaCrónicasFeatured

“LEJOS DEL VALLE” Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

Tribuna infomarruecos.ma

Lejos del valle, en una pampa donde las heladas dejaron su paisaje de frío, sin la belleza de los cerros, con un viento enloquecido que arranca los pétalos blancos de la primavera y los desparrama como a carnavalesco  papel picado por las calles y jardines, la recién renacida primavera, se percibe en verdes brotes como ofrenda a la pacha mama, que sin ritos, costumbres ni memoria comienza su danza de hojas y pétalos multicolores con su nuevo vestido bordado de estrellas escapadas del cielo. Los trinos de los pájaros la envuelven en un torbellino melódico con giros de vals y los grillos endulzan su alma hasta llorar de felicidad ante el regreso. Dios la eligió para que sea la portadora del pan llenándola de espigas del dorado trigo que comienza a dar sus frutos para acallar el hambre de los vivos y dibujar mares de paz que el sol pinta de dorado desde el horizonte a plena luz. La primavera de tus cerros es la misma de mis campos, sólo que se viste diferente según la ocasión. Sus pies descalzos van dejando huellas de amor, por eso no usa tacos, para no lastimar la piel de la pacha.  Aunque la vida comienza y termina a cada instante pues hoy no será la misma de ayer ni de mañana, cincelemos cada día, hora, instante con los colores verdes de esperanza que nos trae cada primavera. Amiga como un barrilete sonajero, con la nota musical de nuestros ritmos, y la imaginación que brota desde el alma te ayudo a pintar con palabras y sobre las sábanas del sol. En mis cerros el amanecerse asoma y sus rayos iluminan las sonoras corrientes que serpentean ruidosas por las quebradas, siempre fresca y cantarina. Las montañas con sus distintos verdes y matices conforman un cuadro viviente en sus aires, en el canto de sus aguas, en el claro sol que ilumina sus cumbres. Hora mágica en la que se esfuman las aristas y todo parece de terciopelo. Instante mágico de primavera en donde se quiebra un gajo y renace otro. En un momento aparece una hoja y brota  la vida. En un soplo de tiempo aflora la esperanza y la celestial Flor del universo. Es la Mano que nunca suelta. Es la Vida Eterna que jamás se apaga la que nos trae la primavera.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page