América LatinaCrónicasFeatured

LO EXTRAORDINARIO, Elias D. Galati (Argentina)

Reflexiones

 

En estos días se difundió una imagen infrarroja muy nítida y profunda del universo lejano, un cúmulo de galaxias en un cuadro hermoso rebosantes de detalles.

Son miles de galaxias, incluidos objetos tenues jamás observados en elinfrarrojo, que aparecen por primera vez captados por el telescopio espacial James Webb de la NASA.

La imagen es de una belleza extraordinaria y muestra la inmensidad y profundidad del universo, que parece abrumarnos con su extensión.

Una primera lectura nos muestra la dimensión sin igual de este acontecimiento que permitirá conocer mejor el universo, y por ende donde nos hallamos nosotros y cotejarnos con él.

Otra lectura permitirá observar y poner de manifiesto, la grandiosidad de los elementos construidos por el hombre, y la maravillosa tecnología aplicada a sus efectos, y la concreción satisfactoria de los propósitos que posibilitaron e idearon dichos aparatos.

Pero una lectura más profunda nos permitirá manifestar también lo extraordinario de la capacidad y el desarrollo de la inteligencia humana que ha permitido estos logros.

En estos tiempos en los cuales se ha discutido, la practicidad y la eficacia, y hasta le necesidad del trabajo, el estudio y el mérito, estos logros nos llevan a creer que es posible todavía una mejora y un progreso individual y social que saque el mundo de la postración y logre armonía, equilibrio y paz.

En cierto sentido, todas estas lecturas y aproximaciones desde diversos lugares a la realidad, tienen por objeto encontrar la verdad y son propuestas humanas, como si el hombre en verdad, fuera la medida de todas las cosas.

Para comprenderlo habría que decir que sin el hombre puede existir el reino vegetal, el reino mineral y el reino animal, pero la Botánica, la Mineralogía y la Zoología, no

La manifestación, la exposición, el estudio y desarrollo de todos los seres y de todas las cosas es producto del hombre.

Somos nosotros los que le damos un sentido vital y adecuado a las cosas y a los reinos naturales.

Lamentablemente, ello incluye también el aprovechamiento, y a veces, el criterio práctico impuesto es pernicioso, hasta destructivo y deteriora tanto a las cosas como a los otros reinos.

Por ello debemos entender, que todo aquello que calificamos, aun esta extraordinaria exposición del universo, que nos supera, nos abruma y nos parece inconquistable y hasta incognoscible, es factible sólo desde la dimensión humana.

Sólo desde la capacidad, desde la inteligencia, de la voluntad, el trabajo y el mérito del hombre es posible dicho conocimiento y dicha concepción.

Es una gran responsabilidad, porque parecería que nuestra misión fuera la de ser guardianes de estos tesoros y maravillas que nos rodean, y sucede que muchas veces no estamos a la altura de dicha responsabilidad, ya que deterioramos y hasta eliminamos algunos elementos.

¿Cuál es el motivo que hace que dejemos de cumplir nuestra misión de guarda, y seamos destructivos?

Analicemos lo que vemos, lo que está a nuestro alcance y lo que tenemos a mano.

¿Cómo procedemos con nuestros hermanos, los hombres? ¿damos protección a todos, guardamos las formas para que puedan vivir, y progresar o por soberbia y orgullo, nos sentimos superiores, y los desechamos?

La primera responsabilidad en la guarda del universo, es guardarnos entre nosotros, vivir en armonía y permitir y sostener que todos puedan progresar y tener dignidad.

Más el hombre se empeña en demostrar que es superior, que sobresale, y que debe ser considerado distinto de los otros, y así como procede con sus

hermanos, procede también con el universo.

Pasan los años, los siglos y los milenios, y parece que no se termina de aprender.

Es como el cuento de la gallina de los huevos de oro; los tendré en tanto siga existiendo la gallina, más si me ocupo de presionarla y destruirla poco a poco, me quedaré sin nada.

El universo está a nuestro alcance, tenemos la capacidad para aprovecharlo y progresar en su comprensión y en nuestra vida.

Pero sólo será posible si lo respetamos, si nos respetamos mutuamente como seres humanos dignos e iguales, y asumimos la tarea de perfeccionarnos ennuestros conocimientos y en nuestros méritos, para lograr un mundo mejor y una humanidad feliz.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page