« Lo menos expresado y más expresivo »   La belleza y la vitalidad de la Plaza Faddan: Entre ayer hoy

0
Mokhtar Gharbi

 

 No soy tetuaní, pero pasé parte de mi vida y unos brillantes períodos en esta querida ciudad. Es una buena coincidencia, que aunque mis hijos no nacieron en esta ciudad, algunos de ellos están trabajando y residen ahora en ella, y también algunos de mis nietos nacieron aquí.

Plaza feddan o la encrucijada civilizacional: la juderia a la izquierda, la parte europea en el centro y el caso viejo (tradicional arabe) en el interior (derecgha
  Parte de mis estudios transcurrió en las escuelas secundarias más prestigiosas del norte y donde conocí a amigos y personalidades más nobles y sinceras, y escribí sobre la ciudad con amor y pasión, pero también con tristeza y dolor.
    Esta imagen ha despertado en mi alma y mi mente recuerdos y dolores, porque en este mismo lugar estaba recurriendo a la recreación y la autoregeneración de la gloria de quienes la han construido y poblado.
    Cuando supe la decisión de eliminar este gran patrimonio me sorprendió y no entendía cómo pueden algunos atreverse a borrar parte de la memoria de una ciudad antigua con su gloriosa historia, en un momento en que pensaban que Marruecos sólo se encuentra es Fez, Marrakech y Rabat.
No fue acertado, según todos los relatos, privar a Tetuán de sus hazañas más preciosas y bellas. Y estoy sorprendido de que en ese período negro no  protestó la gente de la ciudad, sus intelectuales, su élite y sus eruditos para denunciar y condenar esta atrocidad.
    Antes he escrito un artículo sobre Tánger y Tetuán y lo que las dos ciudades poniendo hincapié en:
   “En aquella fase de la historia de las dos ciudades, invadieron o fueron deportados hacia ellas un gran  ejército de cientos de miles de personas, y por supuesto no fue posible sin la protección y la participación e implicación de muchos actores
     En resumen, esta fue la situación que convirtió la ciudad de Tetuán de la ciudad del nacionalismo, la historia, el pensamiento, el conocimiento y monumentos arquitectónicos antiguos, a una ciudad de fantasmas en todos los sentidos de la palabra. En cada rincón y esquina hay una historia horrible que atestigua las manifestaciones del crimen organizado practicado por las personas que fueron herramientas de ejecución en manos de las pandillas que las dirigen.