“Lo menos expresado y más expresivo”   Una sombría imagen de la contribución de las asociaciones al desarrollo

0
Mokhtar Gharbi redaccion de Tànger


    Pese a los miles de millones de dírhams de la subvención pública, estas asociaciones solo contribuyen al producto interno con el 0.2 %.

   Son números impactantes sobre la baja contribución de la sociedad civil a las políticas de desarrollo, la producción y distribución equitativa de la riqueza nacional.
   Los consejos de las comunidades territoriales han concedido 700 millones de dírhams como ayuda y apoyo a 13 mil asociaciones, otros 4 mil millones de la Iniciativa Nacional de Desarrollo Humano como apoyo directo a 14 mil a asociaciones, además de 370 millones de dírhams  concedidos por las programas de solidaridad gubernamental a las asociaciones, aparte de 480 millones de dírham recibidos por 1300 asociaciones trabajando en la lucha contra el analfabetismo.
   A cambio, las reales indicaciones y números confirman que la contribución de las asociaciones a la producción de requiza y su distribución justa, queda limitada, sin valor y no bien estudiada. Además, su productividad, la cantidad de sus salarios y su potencial de crear empleo permanecen por debajo del nivel de desafíos.
    El total de los recursos financieros del tejido asociativo en Marruecos, ya sean públicos o privados y extranjeros, no llegaron a límites y niveles alentadores, lo que significa que su contribución a la productividad interna no pasó del 0.2 % en los últimos cinco años, desde 2012.
    La contribución de la sociedad civil en Marruecos a las políticas de desarrollo todavía está limitada. Es lo que se considera como una crisis en el actual modelo de desarrollo, porque no se explota la inversión en la sociedad civil, y comenzar desde el balance  acumulado y los éxitos logrados para renovar el modelo de desarrollo con nuevas palancas como fuerza empleadora que crea requiza.
     Sobre estos fallos, el Consejo Económico, Social y ambiental, había sugerido en uno de sus informes fortalecer la asociación en los ámbitos vinculados con la valoración del capital humano, renovar el nuevo pacto social, rehabilitar una cultura que promueva la cohesión, establezca la apertura, consagre la identidad nacional, promueva el conocimiento público y reconozca el papel de la sociedad civil y su participación en las políticas públicas.