Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Lo que cuesta el Polisario a Argelia: Avalanchas de clandestinos argelinos en las costas españolas

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

¿Y el petróleo? ¿Y el Gas? ¿Y los minerales? Nada. De exportador de petróleo a exportador de clandestinos. El régimen argelino se ha olvidado de sus patriotas, ocupándose de pagar millonarias facturas de hoteles cinco estrellas, aviones primera clase, jugosos sueldos de “ministros”, “embajadores”, “Walis” y altos cargos del Polisario.

Total: miles de argelinos buscan otros cielos. La asfixiante crisis en su país a pesar de productor y exportador de petróleo les evita respirar decentemente en su propio país y nadie ignora por qué.

La pregunta, hoy por hoy es: ¿Cómo era Argelia antes de ocurrirle crear una catástrofe llamada Polisario? O más pertinente (o impertinente) todavía: ¿Hasta cuándo esta hemorragia?

Quitar a los argelinos y dar a las milicias del Polisario que 50 años después de haber sido creado para desestabilizar al vecino marroquí, Marruecos es más fuerte que nunca, y Argelia más débil que nunca.

Dentro de Argelia las voces que exigen mejor gestión de los asuntos del país, son, cada vez, más numerosos.

¿Quo vadis?

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Bouton retour en haut de la page