América LatinaCrónicasFeatured

Los Anticuerpos Monoclonales Protegen Contra COVID-19 Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. –Docente – Chile

Tribuna infomarruecos.ma

Los monoclonales no son una panacea después de la rápida aparición de numerosas vacunas en contra del COVID-19 pero, pueden ser usados en la atención a ancianos postrados…

Un anticuerpo monoclonal es un anticuerpo producido por un solo clon de linfocitos B.​ Los anticuerpos monoclonales son anticuerpos idénticos porque son producidos por un solo tipo de célula del sistema inmune, es decir, todos los clones proceden de una misma célula madre. Se ha proporcionado evidencia preliminar de que la infusión proactiva de anticuerpos monoclonales contra el SARS-CoV-2 a personas sanas evita que desarrollen síntomas notables de COVID-19 si están expuestas al coronavirus. La evidencia la mostró Regeneron, empresa estadounidense.

El tratamiento con anticuerpos sintéticos de Regeneron sigue siendo eficaz contra las variantes británicas y sudafricana del COVID-19, afirmó el 27.01.2021 la compañía estadounidense de biotecnología, agregando que la variante brasileña, similar a la sudafricana, sigue bajo estudio.  Informó, además que cuando administró un cóctel de dos de esos anticuerpos a 186 personas que vivían en una casa con alguien infectado por COVID-19, ninguno desarrolló la enfermedad sintomática.

Los resultados del ensayo aún no han sido publicados pues este está en curso. Sin embargo, empresa dice que “un análisis de hisopos nasales de su estudio mostró que las personas que recibieron los anticuerpos y se infectaron tenían niveles significativamente más bajos del virus en la nariz y diseminaron el virus por un tiempo más corto que aquellos en el grupo de placebo que contrajeron SARS-CoV. -2”.

Se emitió hace unos días un comunicado de prensa sobre un estudio de COVID-19 en residentes de hogares de ancianos que encontró un 80% de protección contra la enfermedad sintomática cuando su único anticuerpo monoclonal contra el SARS-CoV-2 se usó como preventivo. Pero, como hay varias vacunas ya protegen contra el COVID-19 sintomático, hay aún preguntas sobre cómo aplicar esta estrategia de prevención, debido a que  los monoclonales son costosos y deben infundirse.

La ventaja de los monoclonales es que funcionan de inmediato al contrario de las vacunas que pueden tardar semanas, y también presumiblemente serían efectivos en personas inmunodeprimidas que no desarrollan respuestas inmunitarias fuertes después de ser vacunadas. « Este enfoque podría proteger a los pacientes que reciben quimioterapia para el cáncer, permitir el control / prevención de brotes en un entorno institucional y reducir la presión sobre los servicios de salud », informó la doctora Penny Ward del King’s College de Londres en un comentario al Science Media Center del Reino Unido.

Eli Lilly y Regeneron fueron autorizados por la  Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU para el uso de emergencia de sus monoclonales y se utilicen como tratamientos de COVID-19 en ciertas poblaciones. Un estudio en hogares de ancianos de EE. UU. Ha demostrado por primera vez que los anticuerpos monoclonales, producidos en masa en un laboratorio, pueden proteger a las personas del desarrollo de COVID-19 sintomático. “Su fabricante, Eli Lilly, espera que estos anticuerpos proporcionen una forma adicional de proteger a las personas en riesgo de enfermedades graves por el coronavirus pandémico. Pero dado el éxito de las vacunas COVID-19 y su creciente disponibilidad, no está claro si la intervención costosa y algo engorrosa se utilizará ampliamente” dice Penny Ward.

El anticuerpo monoclonal de Eli Lilly uno similar de dos anticuerpos de Regeneron, que se usó para tratar a Donald Trump en octubre de 2020, ya recibieron la autorización de uso de emergencia como terapia para aquellos que se han infectado y están en alto riesgo de desarrollar COVID-19 grave. Hasta el momento, no se utilizan mucho porque deben administrarse al comienzo de la infección y administrarse por infusión en un hospital o clínica. Sin embargo, parecen eficaces para prevenir incluso enfermedades leves, Eli Lilly planea pedir a la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Que amplíe su uso para incluirlo como preventivo.

Casi 1000 personas que vivían y/o trabajaban en hogares de ancianos de EE. UU. recibieron una sola infusión del anticuerpo de Eli Lilly, que contenía cuatro veces la dosis utilizada con fines terapéuticos, o un placebo. La compañía dijo que el anticuerpo redujo el riesgo de enfermarse con COVID-19 en las siguientes 8 semanas en un 57%; el riesgo de contraer la enfermedad por COVID-19 se redujo en un 80%. En el estudio solo ocurrieron cuatro muertes relacionadas con COVID-19, y todas ocurrieron en residentes de hogares de ancianos en el grupo de placebo.

« Estoy muy contento con estos resultados », dice Davey Smith, un médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Diego, que no participó en el estudio. Él dice que los anticuerpos podrían ser « realmente útiles » en los centros de atención a largo plazo, que representan casi el 40% de las muertes por COVID-19 en EE. UU. « Si esto se confirma, y ​​creo que hay muchas razones para pensar que lo será, entonces es otra herramienta », dice Rajesh Gandhi, un médico de enfermedades infecciosas en el Hospital General de Massachusetts. Obviamente él quiere ver datos más específicos que los que proporciona el comunicado de prensa.

El hallazgo de que el anticuerpo funcionó mejor en los residentes de hogares de ancianos que el personal puede parecer desconcertante y, de hecho, el comunicado de prensa omite detalles que los estadísticos contactados por Science dijeron que necesitaban para entender esto. Pero Janelle Sabo, de Eli Lilly, explica que el estudio midió reducciones en el riesgo y los residentes tienen un mayor riesgo de desarrollar COVID-19 sintomático: son mayores y, a menudo, tienen sistemas inmunológicos más débiles y más enfermedades subyacentes, y nunca se van.

No está del todo claro cómo se usaría el anticuerpo de Eli Lilly se sugiere que si ocurre un brote en un centro de enfermería, se podría administrar a los residentes que no hayan sido vacunados o que solo hayan recibido una de las dos inyecciones. « Esa probablemente será la población de nicho ».

Lo que se presenta como contrario al uso de los monoclonales es la aparición de vacunas, más baratas y fáciles de administrar, con prioridad para las poblaciones más vulnerables, esto, nos hace preguntar ¿vale la pena seguir adelante con los monoclonales? Estos podrían ser importantes para los ancianos y otras personas con sistemas inmunológicos comprometidos que no tienen respuestas vigorosas a las vacunas. Veremos qué pasa…

E-mail: [email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page