CrónicasEn voz altaFeatured

Los argelinos desafían la represión con su 117 movimiento de protesta popular

Desafio

Miles de argelinos se manifestaron hoy en muchas ciudades, durante el viernes 117, por el movimiento de protesta popular, pidiendo el fin del régimen, el establecimiento de un estado civil y no militar, y la liberación de los detenidos, a pesar de la intervención del las fuerzas de seguridad argelinas que intentgaron abortar violentamente sus manifestaciones pacíficas.

Según los medios de comunicación argelinos, el régimen, que había impuesto la preautorización de las marchas, llevó a cabo sus amenazas, ya que los servicios de seguridad impusieron un fuerte cordón a los manifestantes, en un intento de abortar los mítines de protesta a nivel de Argel y utilizó la violencia brutalmente contra los manifestantes pacíficos, que fueron brutalmente golpeados. Después de que se reunieron en gran número cerca de la mezquita de Al-Rahma en el centro de la capital, cientos de ellos fueron arrestados y llevados por la fuerza a las comisarías de policía.

Las mismas fuentes agregaron que policías y antidisturbios, que violentaron a todo aquel que quisiera manifestarse pacíficamente en las calles de la capital, también detuvieron o expulsaron a varios representantes de la prensa extranjera, y les impidieron asegurar la cobertura de las marchas, detuviendo a  periodistas independientes argelinos, entre ellos Khaled Dararni, Mustafa Bustami, Jaafar Khloufi y Kanza Khattu, incluso antes del inicio de los mítines, que suelen salir después de las oraciones del viernes.

También fueron detenidos líderes políticos, como Mohsen Bel Abbas, líder del partido Rally por la Cultura y la Democracia (RCD), y Fathi Grass, coordinadora nacional del Partido Movimiento Socialdemócrata.

La fuente indicó que las fuerzas de seguridad intervinieron violentamente para evitar que el movimiento saliera de Bab al-Wad, luego de que cerraran todos sus puntos de acceso y detuvieran a decenas de manifestantes, especialmente en la calle Mira, mientras muchos de ellos huían en todas direcciones para escapar de las garras de la policía.

En Tizi Ouzou, los ciudadanos organizaron una manifestación masiva en las principales calles de la ciudad, durante la cual corearon las consignas habituales del movimiento, ya que los servicios de seguridad arrestaron a varios de ellos, incluidos periodistas, en la calle Shahid Ahmed y los trasladó a la comisaría.

A su vez, los manifestantes que se trasladaron a Al-Bouwira después de las oraciones, durante la manifestación del viernes 117 del movimiento Hirak, pidiendo un cambio radical y la liberación de los detenidos, no se salvaron de la violencia.

La policía antidisturbios argelina también ha recurrido al uso excesivo de la fuerza contra manifestantes en varias ciudades importantes, como Setif, Bordj Bou Arreridj, Oran, Mostaganem y otras, según informó el Comité Nacional para la Liberación de Detenidos.

Esta prohibición se produce días después de que el Ministerio del Interior argelino anunciara, en un comunicado, la imposición de autorización previa para cualquier marcha, los nombres de los responsables de organizarla, la hora de su inicio y fin, el recorrido y las consignas planteadas por las autoridades competentes.

La Liga Argelina por la Defensa de los Derechos Humanos afirmó, en su respuesta a esta medida, que la « nueva Argelia », al someter la libertad de manifestación en el sistema de prelicencias, « está atrincherada en la dictadura ».

Según defensores de derechos humanos, el Ministerio del Interior argelino, que guardó silencio sobre la represión a la que fueron sometidos los manifestantes durante los dos últimos viernes en Argel, y en muchas ciudades, envió un mensaje claro al movimiento, y de allí a todas organizaciones que pretenden organizar manifestaciones callejeras en el futuro.

Argelia, a pocas semanas de las elecciones legislativas, previstas para el 12 de junio, ha registrado un aumento de la violencia y detenciones de manifestantes.

El portavoz del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Robert Colville, expresó durante su rueda de prensa periódica en Ginebra la « creciente preocupación » de Naciones Unidas por la situación en Argelia, donde continúan los ataques a derechos básicos como la libertad de opinión y de reunión pacífica. .

Colville afirmó que el consejo había recibido varios informes « que indican el uso excesivo e ineficaz de la fuerza contra manifestantes pacíficos, así como las detenciones que continúan ».

Hizo un llamamiento a las autoridades argelinas para « detener inmediatamente las detenciones arbitrarias de personas que ejercen su derecho a la libertad de opinión, expresión y reunión pacífica », y señaló que unas 70 personas pueden estar detenidas simplemente porque han ejercido sus legítimos derechos humanos.

Por su parte, la Unión Europea afirmó que está siguiendo de cerca los acontecimientos en Argelia, especialmente la situación de los derechos humanos.

El Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, en respuesta a una pregunta de un miembro del Parlamento Europeo sobre el deterioro de la situación de los derechos humanos en Argelia, afirmó que el respeto de las libertades fundamentales y los derechos humanos es fundamental elemento en las relaciones entre la Unión Europea y Argelia.

Es de destacar que las manifestaciones del movimiento popular, que había derrocado al presidente Abdelaziz Bouteflika después de 20 años de gobierno absoluto, y después de haber estado suspendido durante aproximadamente un año debido al estallido de la pandemia (Covid-19), se reanudaron el 22 de febrero, con las mismas exigencias, pidiendo un estado civil y el fin del sistema existente.
Con la MAP

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page