CrónicasEn voz altaFeatured

Los argumentos de mi amigo el “ministro” (De « Apuntes de S. Jedidi)

Campanadas en el mundo del olvido

 49 años después en Caracas (Venezuela) lo conté a un “amigo” miembro de la cúpula del Polisario.

– ¿Por qué me lo cuentas, Sr. Jedidi?

La verdad es que su reacción me ha sorprendido.

–         Para que veas, que, para los españoles los atacantes de sus tropas en el “Sahara español” eran “terroristas marroquíes”. Terroristas no, pero marroquíes sí.

–         Es que sobre el Sahara Occidental han pasado tantas cosas, pasan tantas cosas y…

–         Van a pasar tantas cosas. Lo sé, le corté cortésmente. Tú mismo lo has dicho “sabiamente”: ‘Ni tú ni yo vamos a solucionar este problema, ¿por qué no hablamos de otras cosas?

–         En este conflicto hay victorias y derrotas para unos y otros, me dijo, tratando de indagar el efecto de sus palabras, pero quizás la victoria más clara, para el nosotros y la derrota más comprometida, para vosotros ha sido la posición de la sociedad civil española al respecto.

Mi “amigo” trataba de hacerme comprender que estaba “revelando” algo que nadie antes lo había hecho. “Off the record” me contaba cosas que ni yo sabía por qué me los contaba. Luego “públicamente” era la metamorfosis.

Mi “amigo” uno de los personajes más importantes que haya conocido en mi vida.

–         La inmensa mayoría de los marroquíes, me dijo con una risa a medio camino entre la ironía y la vanagloria, se preguntan por qué la abrumadora mayoría de los españoles, gobernantes y gobernados está con el Polisario y contra Marruecos en la cuestión del Sahara a pesar de los más de 3 millones de hispanohablantes marroquíes, algunos de ellos eminencias sobre el plano español, y latinoamericano como tu, querido amigo.

Mi “amigo” trataba de intoxicarme, pero valía la pena saber a lo que quería llegar. Yo conocía la demagogia de algunos responsables del Polisario, pero de aquí hasta querer influenciarme a mi, era, cuando menos, surrealista. Con un tono serio con el que quería atraer toda mi atención me dijo:

–         La lengua española, Sr. Jedidi

–         El Polisario logró convencer con pruebas a mano e intenciones en la carpeta que Marruecos trataba de borrar la lengua española del Sahara para remplazarla por el francés. Esto, Sr. Jedidi es, para los españoles, imperdonable. Mientras que nosotros proclamamos el español como primera española, y la peseta como moneda nacional

–         Pero, ni siquiera vuestro presidente vitalicio, habla el español

–         No importa si hablamos o no el español, lo importante, en la formación de una posición política respecto al conflicto, fue y sigue siendo que nuestro adversario era un anti-español convencido

De repente, me encontré preguntando: ¿Y si Marruecos hubiera mantenido e incluso reforzado la lengua española en el Sahara occidental marroquí desde su recuperación en 1975?

No volví a ver a mi “amigo”, pero nunca, hasta ahora sé por qué me dijo todo aquello.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page