Buenos días MarruecosCrónicasFeatured

Los bazaristas de Tánger, entre la amargura y la esperanza

Bazaristas

   Los tiempos son duros y la pandemia de Covid-19, que afecta prácticamente a todos los sectores, a diversos grados, parece tener un impacto especial en los bazaristas, cuyas actividades dependen, en su mayor parte, de los turistas extranjeros.

   Verdaderas cuevas de Ali Baba, los bazares, atracción de turistas ávidos de objetos raros y productos tallados por maâlems-artesanos alimentados por conocimientos ancestrales, actualmente solo pueden observar los daños mientras una parte significativa de su mercancía perece ante sus ojos, consecuencia de un largo cierre y falta de clientes.

  En Tánger, incluso después del confinamiento sanitario, a la mayoría de los bazares les resulta muy difícil abrir una tienda. Y por una buena razón, sus negocios se derrumban bajo las deudas y facturas acumuladas durante el confinamiento, un período durante el cual se encontraron sin ingresos.

  Además, al estar su actividad directamente ligada al desarrollo turístico, dicen que carecen de visibilidad para poder iniciar una recuperación incluso parcial.

   Los bazaristas de Tánger están al borde de la bancarrota, afirma inequívocamente el presidente de la Asociación de Bazaristas de Tánger, Mohamed Bekkouri Alami. Para él, la situación es alarmante y requiere una intervención rápida y específica para salvar estos negocios, considerados como un escaparate de la riqueza de la artesanía marroquí y una fuente de ingresos para muchos comerciantes y artesanos locales.

  Esta es la razón por la que la asociación decidió desarrollar un proyecto para la creación de un comercio alternativo y presentarlo al ministerio supervisor, encomendó a la MAP Bekkouri Alami, señalando que los bazaristas esperan trabajar en colaboración con todas las autoridades interesadas para mejorar su situación lo antes posible.

  Como ciudadanos, los bazaristas de Tánger comprenden las decisiones tomadas por las autoridades para frenar la propagación del virus y salvar la vida de muchos marroquíes e incluso se han sumado a los esfuerzos realizados en esta dirección participando en campañas de concienciación sobre el peligro de la pandemia. Sin embargo, sobre todo no quieren ser olvidados por esta pandemia.

  Además, las dificultades y pérdidas que experimentan los bazares, lugares donde se exhibe una variedad de patrimonio artesanal, cultural y artístico, afectan indirectamente a cientos de artesanos que se encuentran en una situación inédita de pérdida de ingresos.

   En efecto, los bazaristas coinciden en que esta situación corre el riesgo de poner en peligro la propia existencia de su actividad, que valora y pone de relieve el refinamiento ancestral confirmado y el saber hacer del artesano marroquí, y por tanto de la  actividad de muchos artesanos.

  Sin embargo, a pesar de la ausencia de turistas, su principal clientela, así como de las incertidumbres ligadas a la evolución de la pandemia, es evidente que los productos que ofrecen los bazares conservan su atractivo ya que sus creadores son custodios de un patrimonio auténtico y original de inestimable valor.

  Una situación que debería impulsar una mayor innovación, como otros sectores, para poner en marcha nuevos medios capaces de comercializar estos productos auténticos, que siguen siendo una faceta importante del patrimonio cultural marroquí, y así  poner una salida para los bazaristas de esta crisis.

MAP

Afficher plus

Mokhtar Gharbi

Mokhtar Gharbi المختـــار الغربـــي Periodista صحافـــــــــي Tánger طنجــــــة Tel. mobil 00212 676743345 الهاتف Tel fijo 00212 539308362 www.infomarruecos.ma

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page