CrónicasFeaturedLas Cosas lo que son

Los idiomas y su impacto social Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Idioma

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Escritor/Analista

El célebre psicolingüista canadiense Frank Smith declara que “Un idioma te pone en un corredor para la vida. Dos idiomas abren cada puerta en el camino”.

Conocer lenguas es ser otro cada vez que se habla un idioma diferente al suyo, lo que equivale que la riqueza y diversidad del conocimiento está en el dominio de los idiomas.

En Marruecos la Constitución establece de manera tajante que “el árabe es la lengua oficial del Estado. El Estado trabaja para proteger, desarrollar y ampliar su uso y para considerar el tamazight también como lengua oficial del Estado, ya que es un bien común para todos los marroquíes sin excepción”.

Teniendo este dato oficial de la Constitución, en el terreno tenemos varias lenguas que conviven en el país; el árabe marroquí (conocido como dariya y que es diferente según la región del país), tachelhit (que se habla en el norte del país); tamazight (que se habla en la parte de Sus); tarifit (que se habla en el Atlas) –estas tres últimas conforman el amazigh-; además está el árabe estándar (lengua oficial del Estado); el francés (como la lengua utilizada en el mundo de la economía); el inglés y el español para las relaciones culturales, sobre todo.

Debemos señalar que el español, que es la segunda lengua más hablada en el mundo, está perdiendo fuelle en Marruecos; es un tema que trataremos en otro momento para explicar las causas de esta pérdida de interés de los marroquíes por el español en el presente, cuando hace una década el español era la lengua de moda en el país; esto indica que estamos asistiendo en Marruecos a un retroceso enorme de la lengua y la cultura españolas así como del hispanismo en general.

Debemos anotar de manera alarmante, que el español está a punto de desaparecer de los centros educativos secundarios y universitarios; son muchos los profesores (en el nivel secundario y el universitario) de lengua española que no tienen clases por falta de alumnos, que prefieren aprender inglés al español.  Todo esto a pesar de que España y Marruecos  están unidos por la proximidad geográfica y de ser socios privilegiados que mantienen estrechos vínculos de cooperación y de que colaboran en muchas materias de primer orden, lo que hace de España el primer socio comercial de Marruecos desde 2013.

Nos queda por indicar  en este apartado que España tiene mucho que ver con esta regresión lingüística y cultural a pesar de contar con siete centros Cervantes en nuestro país; en su momento lo explicaremos con detalles.

¿Cuál es la intención de los responsables marroquíes del sector educacional? ¿Qué es lo más adecuado para las futuras generaciones del país? La respuesta se impone por su peso social.

Debido a que el mundo de la investigación está necesitando el inglés cada vez más para una indagación científica formal y reconocida, en Marruecos se está buscando la manera idónea para hacer del inglés la primera lengua extranjera del país y permitir que nuestros científicos estén a la altura de las circunstancias en los foros científicos internacionales. Esta voluntad se está haciendo cada vez más acuciante y ya los responsables políticos toman cartas en el asunto.

Por ello, se está solicitando a que se adopte oficialmente la lengua inglesa (la lengua del futuro) en lugar del francés (una lengua obsoleta, según los responsables marroquíes), en todos los niveles de la educación, ya que la gran mayoría de los datos científicos se publican en inglés (primera lengua científica más utilizada del mundo). Por ello, nuestros estudiantes piden que se enseñe la lengua inglesa como primera lengua extranjera ya desde la enseñanza infantil para permitir un conocimiento serio del inglés y aceptar su acceso a las universidades extranjeras de manera fácil así como para darles la oportunidad de entrar en el mercado laboral sin problemas cuando finalicen sus carreras universitarias.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page