América LatinaFeatured

Los izquierdistas y los DD.HH. Dr. Mario H. Concha Vergara Centro de Estudios del Magreb Para Las Américas

 

La izquierda chilena y latinoamericana en general pierde cada día más piso en sus respectivos pueblos, dándole paso a la derecha, al centro derecha y en especial a la socialdemocracia de tipo europeizante. ¿A qué se debe esto? La realidad estriba en que los izquierdistas, una vez en el poder le toman el gusto a este y al dinero que manejan y se dejan seducir por todo lo contrario a lo que atacan y, jamás quieren abandonar este poder que los transforma en parásitos del Estado.

Sus líderes, se vuelven y transforman en víctimas de la sociedad de consumo que atacan, veamos: automóviles de lujo, relojes que son más bien joyas pues están incrustados por piedras preciosas y son de oro; aviones de ejecutivos y aviones presidenciales de alta gama, es decir sobre los 30 millones de dólares cada uno hacia arriba; mansiones que son envidiadas hasta para los hollywoodenses, cuerpos policiales y militares que les juran lealtad a ellos y no a sus países, ataques a los infractores de los DD.HH. pero solo si la violación se da en los países de occidente con democracias, olvidándose de Arabia Saudita,  Argelia, China, Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros que sería largo nombrar.
Existe entre estos personajes un gran irrespeto a las culturas, religiosidad y libre albedrío pues no creen que esto sea bueno para sus causas aparentemente revolucionarias pero que yo, viviendo en la Venezuela de Chávez y ante tanta corrupción oficial la denominé “robolucionarias”.
Un parlamentario de la izquierda chilena, si no me equivoco el más joven de ellos, Gabriel Boric, manifestó que “los derechos humanos deben ser respetados universalmente y su violación debe ser condenada sin matices, independiente de quienes sean las víctimas y los victimarios”. Boric hizo esta declaración con relación a  Venezuela, Cuba y Nicaragua, países que no tienen ningún respeto por los derechos de sus pobladores. La izquierda, según Boris debe ser consecuente con la defensa del derecho a la libertad. El Partido Comunista de Chile, que tiene fuertes lazos con Maduro a pesar de haber acusado, en una época, a Chávez de fascista acusó a Boric de haberse aliado a la derecha, lo mismo hicieron algunos miembros de su partido y del partido socialista pues no pueden ver las masacres realizadas por dichos gobiernos dictatoriales.
Maduro está ayudando al Frente Polisario no solamente con dinero sino que además envió, junto a los cubanos algunos elementos militares para “luchar en contra de Marruecos” vía Argelia, en agosto de 2017 a cerca de 40 personas para “instruir” a los jóvenes del Polisario.
Ciertos sectores de la izquierda chilena no parecen entender que el territorio marroquí es tan inviolable como el territorio chileno, aunque existen algunos políticos de la izquierda que desean entregar parte del territorio chileno a Bolivia.
Los DD.HH. para nuestros  pseudo izquierdistas son algo tabú; una dama saharaui escribió hace poco: “La gente de los campamentos (de Tindouf), vive convergida su mirada hacia su país: Marruecos. Ni la represión ni la intimidación de grupos armados en los campamentos frenan la ilusión de regresar a su país. Las promesas incumplidas y las mentiras consumidas hacen de la estancia de esta gente en este campo de concentración imposible, donde a las ya incontables calamidades se suman diariamente otras y donde nunca… jamás vienen buenas noticias”. Ellos no quieren entender  que sus pares “revolucionarios” no respetan los DD.HH. y que la violación de estos derechos no solamente ocurre en los páises por ellos llamados capitalistas sino que en todas partes, en mayor o menor grado, con la diferencia en que en los países que ellos acusan de violadores i existe el Estado de Derecho cuestión que no existe ni en Cuba, Nicaragua, Venezuela y otros…
El problema es que los izquierdistas latinoamericanos no aceptan otra izquierda que no sea la que ellos dicen que debe ser. Es decir, propician como Kim il Un, el líder de Corea del Norte, un pensamiento único. Quienes no piensen igual o deberían, según ellos, ir a la cárcel o ser denigrados. Kim il Un los mata. Maduro y Ortega los están matando; obviamente, en Chile no lo aceptaremos. Los DD.HH. son valores transversales y deben proteger a todos…
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page