CrónicasFeaturedLas Cosas lo que son

Los judíos de Marruecos Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Reflexiones

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

“Quien da no debe acordarse, quien recibe no debe olvidar nunca” (Proverbio judío).

El gobierno de Vichy promulga una serie de leyes antisemitas en 1940; de entre ellas la prohibición a los judíos de ejercer funciones públicas. Era cuando Francia colonizaba parte de Marruecos y sus ordenanzas debían respetarse en nuestro país. Ante esta dura exclusión, SM Mohamed V, que en paz descanse, se negó a llevarlas a efecto en tierras de Marruecos, defendiendo a todos los ciudadanos marroquíes, judíos o musulmanes, dándoles sus derechos sin distinción ninguna. Esta posición del llorado soberano nunca se ha olvidado, y los judíos de origen marroquí, allá donde estén, lo contemplan continuamente.

Debemos aclarar que la comunidad judía de Marruecos es una de las más antiguas del Norte de África. Hay vestigios en varias partes del Atlas que así lo confirman. Los descendientes de esas primeras comunidades, siguen teniendo buena estrella en el país ya que el Estado les ofrece protección e igualdad ante sus conciudadanos musulmanes. Esta buena situación ha llevado a los judíos de origen marroquí que viven en Israel a aprovechar la excelente oportunidad que otorga la reanudación de las relaciones entre Marruecos e Israel y están solicitando su pasaporte marroquí. Tanto los judíos como los musulmanes que han convivido en Marruecos tienen nostalgias compartidas que ambas comunidades quieren reavivar para fortalecer los lazos  culturales que las unen y hacer que la cooperación entre los dos pueblos se consolide.

De los ocho o nueve millones de los habitantes de Israel, más de un millón son de origen marroquí. En las esferas políticas y culturales del Estado judío, hay numerosos hebreos de ascendencia marroquí y casi todos ellos y sus descendientes nacidos en Israel, han declarado su intención de visitar Marruecos para hacer del sector turístico uno de los más prometedores de la cooperación entre los dos Estados.

El rabino principal de Marruecos llegado a nuestro país en 2017, procedente de Israel, Yoshiyahu Pinto, que ha sido confirmado en su puesto por SM el Rey Mohamed VI, es también de raíces marroquíes, de la ciudad de Esauira.

De Esauira es también uno de los consejeros importantes del soberano marroquí: el judío André Azulay. Es presidente de la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo y es estrecho colaborador de SM el Rey en numerosos temas de Estado.

Hay otros judíos marroquíes que son conocidos internacionalmente, tales como el hijo de Casablanca el humorista Gad El Maleh o la cantante Tamar Bloch, que se expresa en su arte en árabe marroquí. Marruecos está intentando conservar el rico legado hebreo de Marruecos, y de esta manera, dando alas a los portadores de la cultura judía, es como lo puede conseguir.

Edmond Amran El Maleh es uno de los grandes escritores marroquíes de profesión judía de más renombre internacional. Escribía en francés y siempre quiso seguir viviendo en nuestro país hasta su muerte.

Por otra parte, el tribunal rabínico de Marruecos que está en Casablanca, con jurisdicción en el ámbito civil, es el último del mundo árabe. Establece matrimonios, divorcios y herencias entre la menguada comunidad judía que aún hay en Marruecos. En lo referente a lo penal, los judíos dependen, como sus correligionarios musulmanes, de los tribunales ordinarios y deben considerar los mismos derechos o deberes con el mismo pie de igualdad.

Marruecos considera a sus ciudadanos marroquíes, judíos o musulmanes es lo de menos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page