FeaturedLas Cosas lo que son

Los que “enlatan” a los demás: El cenismo de calificar y la ingenuidad de valorar

 

En uno de sus discursos el rey Mohamed VI se había elevado contra “los que sienten una viciosa tentación de calificar a los demás”.

El Soberano tenía razón, entre otras mil razones porque nunca o casi su calificación es sincera o responde criterios objetivos y fiables, de donde servidor nunca se ha sentido orgulloso de sus “elogios” ni decepcionado por sus “criticas.
Lo digo porque he observado que durante el día de ayer había en Marruecos quien se jactaba y se vanagloriaba de un peregrino criterio del secretario general adjunto del Consejo de Europa quien “reconocía” que Marruecos ha realizado considerables esfuerzos en los dominios de derechos humanos, de la democracia y del Estad de derecho”.
 Personalmente no veo motivo para presumir de este “certificado” de circunstancia y allí está la postura “oficial de la UE y de su tribunal de justicia para con lo que es màs importante para nosotros: nuestra sagrada causa nacional de la integridad territorial a través del acuerdo pesquero y no hace lucho de agricultura.
Dicho esto, precisemos que los marroquíes nos sentimos orgullosos y estimulados con nuestras realizaciones en materia de derechos humanos y de pluralismo político y no creo que debemos esperar a alguien que nos suelte su opinión folklórica.
Gato escarmentado del agua fría huye: El Secretario general de la ONU, el portugués Antonio Guterres nunca escatima ocasión alguna para elogiar los esfuerzos de Marruecos “en la edificación del estado de derecho y el refuerzo del respeto de derechos humanos”.
Y… de sopetón, ¡ plaf…! Califica a vulgares y sádicos asesinos de Gdim Izik de “activistas”…. ¡Activistas de qué! Será  del crimen y de la profanación de las reglas humanas.
¿Es activista quien degolla a inocentes y orina sobre los cadáveres de sus víctimas?
Inútil recordar los insuperables esfuerzos de Marruecos en la adaptación ( de la justicia militar se ha pasado a la civil y…)de aquél juicio a las normas internacional de justicia reconocida por propios y extraños… más extraños que propios.
Ahora me pregunto… ¿para qué?
Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page