Cronica desde TindufCrónicasFeatured

 Los voceros en ciernes del Polisario: ¿Cuántas raciones cuestan?

Malversación criminal

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna pueda llegar.

 

 La población de este gulag argelino de Tinduf está en efervescencia. Cree que los propagandistas del Polisario en las redes sociales hacen más daño a la milicia y a su mentor que cualquier otra cosa.

La gente comenta como son todos, además de inútiles y contra productivos, parientes de fulano o mengano. Peor que todo esto se les paga con raciones de los “refugiados” de la ayuda humanitaria internacional. Cuanto más ladrido, más raciones para ellos y menos para los pobres secuestrados.

La gente cree se puede prescindir de estos payasos y devolver las raciones a la gente hambrienta en vez de primeras clases en aviones o cinco estrellas en hoteles.

El hambre no espera y estos chapuceros por tiros que salen de la culata se llevan entre 50 y 100 raciones de los “refugiados”.

“¿Quién puede creer que esto es sensato?” se preguntaba S. EP antes de soltar medio irónico, medio perplejo “No conocen ni lo de Amgalas y como acabo el ejército argelino en cárceles marroquies ni la fuerte e inoxidable simbiosis en Marruecos entre el trono y el pueblo”.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page