CrónicasEn voz altaFeatured

  Magreb àrabe: El grado de un desorden

Cinco son, cinco seràn

 

 

Infomarruecos.ma/conacentomarroqui.blogspot.com

   Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia tuvieron que organizarse para la creación de una Unión del Magreb Árabe, en un territorio una cuarta parte más grande que el de Europa. Su población era de 90 millones en 2012 y las Naciones Unidas pronostican un aumento del 50% que la llevará a 150 millones en 2050.

 

   Inmediatamente vimos las ventajas de tal unión:

– Un territorio muy extenso,

– Homogeneidad cultural, especialmente con unidad lingüística y religiosa,

 – Una población joven, generalmente bien educada y en plena expansión,

 – Medios económicos gracias a los recursos naturales,

– Importante potencial energético, industrial y agrícola,

 – Proximidad a los mercados europeos y africanos,

 – Apoyo de la comunidad internacional.

  ¿Y luego?

   Lo que siguió fue un fracaso político, ya que el Consejo de los Jefes de Estado solo se habían podido reunir una vez desde 1994. El intento de Túnez en 2012 también fue rápidamente abortado. Argelia se negó al presidente tunecino a abordar los problemas básicos del Sahara marroquí.

   Las consecuencias de un fracaso, que en realidad es solo un embargo disfrazado, debilitarán económicamente a todos los países del Magreb y privarán a los países de la región de recursos adicionales. El comercio entre los países afectados nunca volverá a superar el 3%, cuando al mismo tiempo alcanza el 70% con Europa. Por ejemplo: Argelia, armada con sus petrodólares, comprará en 2011/2012 y 2013, el 50% de sus frutas y hortalizas a España y solo el 0,6% a Marruecos o Túnez. Por su parte, Marruecos, que posee la mitad de las reservas mundiales de fosfatos, se ve obligado a buscar azufre y amoníaco en los cuatro rincones del planeta para transformar su fosfato en fertilizante energético, ya que la Argelia se niega a proporcionarlo.

  Esta falta de complementariedad ha provocado que toda la región pierda peso en el mundo. Del 2% de las exportaciones mundiales, caímos al 0,5% en 2012. El Banco Mundial ahora estima que la región pierde el 4% de su PIB cada año.

  La idiotez de mantener cerrada la frontera entre Marruecos y Argelia supone un déficit de 900 millones de dólares en derechos de aduana por año para Argelia. También ha destruido más de 350.000 puestos de trabajo en los dos países y ha privado a todos los países del Magreb, creando 3,5 millones de nuevos puestos de trabajo, estiman los expertos. Una desunión del Magreb que también frena la inversión extranjera y fomenta la fuga de capitales.

  Algunos países como Túnez o Marruecos no han tenido más remedio que recurrir al capital extranjero para modernizar la industria, la tecnología, su infraestructura y su agricultura para tener que depender únicamente de ellos mismos. Hoy, gracias a sus esfuerzos, el FMI estima las inversiones marroquíes en África en 70 mil millones de dólares. 32 mil millones para Egipto. 28 mil millones para Túnez. 23,5 para Mauritania y 21,5 mil millones para Argelia, que había optado por dar la espalda al continente.

  Por su parte, la Comisión Económica para África de la ONU estimó que la Unión del Magreb permitiría multiplicar por diez las exportaciones marroquíes y un aumento del 5% del PIB de todo el Magreb. Que esto también evitaría en 2050 presiones demográficas, explosiones sociales, escasa inversión y representaba la mejor solución al problema del empleo de mano de obra no calificada y la inmigración ilegal.

Fuentes / Archivos de la ONU.

Cifras / Informe del Dr. C. Boutin.

Texto / Philippe Abadie

Traducción: Mokhtar Gharbi

 

.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page