FeaturedLas cosas lo que son

Magreb árabe: Evolución de una posición

Condenados a entenderse?

 

El prefabricado problema del Sahara es, no cabe la menor duda, argelino-marroquí, pero, tampoco cabe duda alguna, persiste, obra y gracia de factores endógenos y exógenos, más exógenos que endógenos.

Lo de “Argelia y Marruecos no necesitan mediación y bla…bla…bla” ha evolucionado con la confirmación y reconfirmación internacional a diferentes niveles y a diversos estados, de la marroquinidad del Sahara.

De hecho, no sería ninguna exageración afirmar a estas alturas que nadie ha mediado. Al contrario, casi todo el mundo n o ha hecho más que echar aceite sobre el fuego.

En la vecina España, con excelentes relaciones con los dos países (Argelia y Marruecos) y ex potencia ocupante, la cuestión del Sahara se ha convertido en una “razón de Estado”. Nadie sabe cuántos empleos ha creado y cuántos puestos de trabajo se perderían con su solución.

 Constaría creer que, para las súper potencias y con ellos Francia y otros, la integración económica del Magreb en tanto que conjunto impactante regional, es una “buena solución” para la región y para la paz y estabilidad mundiales.

Lo aparente y lo oculto. Dos posiciones, dos pesos, dos medidas y una geometría variable que solo la distensión argelino-marroquí puede disipar.

Hoy, algunos comienzan a moverse. Se vislumbran rayos de esperanza y eso parece mortal para no pocos.

¿Por qué temen tanto una normalización entre Argelia y Marruecos?

Una pregunta en el aire.

Show More

Related Articles

Close
Close