Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Magreb Argelia y su responsabilidad

la anhelada integración

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Con la debida integración, el Magreb y sus cinco países hubiera podido ser una de las regiones más prosperas del planeta. Tiene medios y tiene potencialidades, pero también tiene obstáculos, el más grave de los cuales es Argelia y sus milicias del Polisario.

En 35 años, algunos países del Magreb árabe han sabido paliar las nefastas consecuencias del veto argelino a la integración del Magreb. No asi, la propia Argelia que, con su Polisario en los hombros ha visto desacelerada su marcha, su desarrollo y su avance.

Con la división, las discrepancias, el odio y el separatismo que preconiza el régimen militar argelino, el Magreb, a su frente la propia Argelia, pierde enormemente.

Sin aliento, con una quiebra político-económica y una testarudez que cuesta a los argelinos su bienestar y a los pueblos magrebíes su progreso y prosperidad, Argelia insiste y persiste en evitar que la región despegue y se iguale a los conjuntos regionales más prósperos de nuestro mundo.

Con el Polisario no puede haber despegue, ni distensión, ni integración política, económica o social.

Con el Polisario solo puede haber la triste y vergonzosa situación de que un país, como Argelia, productor y exportador de petróleo se convierta en emisor de pateras.

Y… no puede mejorar…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page