Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Malversación de la ayuda humanitaria El “Gran” negocio del Polisario

Terror e impotencia

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

La malversación por la cúpula del Polisario y sus mentores argelinos en estos tristes campamentos argelinos de Tinduf, todo el mundo lo sabe, pero todo el mundo espera que un día “Dios nos Aporte una solución”. “El cerco es grave y la impotencia una calamidad”, comenta el viejo H.DRE quien, parafraseando a Maaruf Ressafi enlaza “Malditos son los que alzan la voz solo detrás de los funerales”, alusión a los miles de crímenes que el Polisario con la protección del mentor argelino comete diariamente contra sus rehenes en este gulag argelino de Tinduf.

El viejo H.DRE nunca se ha callado y gran parte de su vida la pasó en las mazmorras de Rabuni. Habiendo “trabajado” en la carga-descarga de la ayuda humanitaria, hoy se atreve a decir, en voz alta, a quien lo escuche que “el Polisario come y da de comer… a sus mentores.

Para él “nos roban hasta lo que nos pertenece, pero no somos tan tontos como para creer que ello pasa sin complicidad de muchos donantes que se llevan su jugosa comisión”.

Organizaciones internacionales, algunos donantes y figuras políticas europeas han denunciado y denuncian casi diariamente la malversación de la ayuda humanitaria internacional por el Polisario y su mentor argelino.

Sin embargo, los que conocen la realidad de estos campamentos saben lo que tienen los caciques del Polisario y lo que padecen las poblaciones de los campamentos.

En Tinduf los negocios (en plural) están bien organizados… atados y bien atados. Los que hablan de causas reciben migajas.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page