Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Marcha verde 45 años después: Tiempo de balances

Seudo periodistas

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

De vez en cuando surge un espontaneo “periodista” argelino para derrochar incongruencias. Esta vez fue un octogenario que crea la anécdota y el hazmerreír del año al pretender que Marruecos compra países…

Un “scoop” aunque de mal gusto. Y yo que creía que Marruecos no tiene ni gas ni petróleo y que el que los tiene es Argelia y que, sacando las lecciones de su compra de conciencia en 50 años difícilmente puede reeditar la “mala experiencia.

¿Comprar? ¿Se ha comprado también al Consejo de seguridad de la ONU? No. Les voy a contar lo que pasa en el país de Bouteflika. “Nuestro periodista, como la inmensa mayoría de su país, no tiene ni zorra idea de lo que avanza o dice. Su única fuente es la polpotiana APS y que, a estas alturas, nadie ignora que la deontología y los principios éticos siempre han brillado por su ausencia en la agencia argelina.

Total, él como muchos, repiten como loros, lo que alucina la APS o lo que dicta la DRS argelinas. Pero, este año es especial: 45 años después, seria más que oportuno y más que ideal hacer un esfuerzo realmente periodístico e indagar cuanto se ha gastado Argelia en la compra de conciencias y de “reconocimientos que al bajar el precio del crudo y al atravesar una peligrosa quiebra socio-política-económica, todos han retirado aquél “reconocimiento”.

Pero esto es propio de periodistas no de agentes.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page