CulturaFeaturedSociedad

    “Marruecos, Aquí, Ahora”   Marruecos: encrucijada cultural y… religiosa

Marruecos, com lo escribia ayer “le Site Info”, tierra de todas las religiones… No es solo un concepto.

Un espectáculo lo acaba de corroborar.
Jihane Jedidi es optica y estudiosa de temas de sociedad
 Efectivamente,  el CCME (Consejo Consultivo de marroquíes en el Extranjero) organizó esta semana una serie de conciertos en Casablanca y Rabat, para rendir homenaje a dos figuras emblemáticas de la música judío-marroquí.
Salim Hilali y Sami El magrebí, dos leyendas marroquíes de la canción, fueron conmemorados por una orquesta canadiense, OktoEcho en el Teatro Nacional Mohammed V en Rabat, Notre Dame y en el centro de las estrellas de Sidi Moumen de Casablanca
Un espectáculo que duró cerca de dos horas, repartido en dos partes, la primera, puramente instrumental, se refería al directorio de Salim Halali marroquí judío que se salvó de las manos de los nazis, gracias al imám de una mezquita en París.
Durante la segunda parte, la sublime Laila Gouchi interpretó algunas de las canciones legendarias de Sami El Maghribi.
Laila Gouchi también cantó de Oum Kalthoum y Mohamed Abdelwahab, en un entorno único, iluminado por velas de la iglesia y esta resonancia que sumió a la audiencia en los mejores años de la música árabe.
La orquesta OktoEcho, dirigida por una mujer, Katia Makdessi, canadiense de origen libanés, también interpretó una pieza compuesta por la Maestra y que rinde homenaje a la Virgen María.
Más allá de la música y la atmósfera, el espíritu de este nuevo concepto ha seducido al público, de diferentes culturas y religiones.
Un espectáculo gratuito, abierto a todos y que permite a los musulmanes descubrir, por primera vez, el esplendor del repertorio judío-marroquí, pero también la belleza de la iglesia de Notre Dame de Lourdes.
 
 
 
Show More

Related Articles

Close
Close