CrónicasEconomíaFeatured

Marruecos, Economía: El textil marroquí puede competir con las marcas extranjeras

Nuestra propuesta económica para este miércoles 25 de noviembre de 2020

Infomarruecos.ma/conacentomarroqui.blogspot.com

En este artículo, Mohammed Boubouh, presidente de La Asociación Marroquí de Industrias Textiles y de Confección AMITH, defiende la protección de la producción textil local de las importaciones mediante el aumento de los aranceles. Para él, las fábricas marroquíes que producen para Zara, H&M y otras grandes marcas son capaces de vestir a los marroquíes con productos de calidad, siempre que productores, distribuidores y consumidores trabajen juntos y se garantice una competencia justa.

   En vísperas de la votación en el Parlamento del PLF 2021 que podría ser decisivo para el futuro de la industria textil-confección marroquí, aquí están las profundas convicciones de AMITH (Asociación Marroquí de Industrias Textiles y de Confección) en cuanto a la necesidad de proteger el producto industrial terminado contra el aumento de las importaciones.

   La importancia estratégica de la industria textil-confección en el desarrollo socioeconómico de Marruecos es una realidad conocida por todos.

   La industria textil por sí sola representa una importante red de seguridad social con un estimado de 400.000 puestos de trabajo, de los cuales el 60% son mujeres y el 56% son jóvenes y más del 62% no tienen ninguna calificación. En un contexto de crecimiento de la demanda textil local del 3-4% anual, esta industria puede hacer una contribución significativa a la necesidad crítica de la creación anual de unos 300.000 puestos de trabajo urbanos durante la próxima década.

   Por otro lado, los textiles, y la industria en general, son los principales contribuyentes a la reducción del déficit comercial, que viene agravándose desde hace más de una década y es preocupante. En efecto, nuestro país importa hoy el equivalente al 48% de su PIB frente al 32% de 2000. Un ratio muy por encima de la media mundial que se sitúa en el 28%, respecto a otros países emergentes o con ingresos medios, la economía marroquí es más abierta que Brasil, India o Turquía.

   El continuo deterioro de la balanza comercial observado durante la última década está relacionado en gran medida con un aumento significativo en las importaciones de bienes de consumo terminados y productos alimenticios, que representan más de un tercio de nuestras importaciones. Un ejemplo evidente es el de las importaciones procedentes de Turquía, cuya estructura está marcada por el predominio de los productos de consumo terminados con una participación del 46% en 2018 frente a solo el 26% en 1998.

Los industriales no son oponentes a los distribuidores

   Nuestro país, como el resto del mundo, atraviesa ahora una crisis sin precedentes, cuya duración y profundidad nadie conoce. La economía marroquí sufrió una pérdida neta de casi 467.000 puestos de trabajo entre el tercer trimestre de 2019 y el tercer trimestre de 2020. El número de desempleados se disparó un 33%, de 1,11 millones de personas a 1,48 millones. , es decir 368.000 parados más en un año, principalmente en zonas urbanas. En tal contexto, es fundamental poner en marcha todas las medidas para proteger la industria marroquí, que tiene todos los activos para satisfacer la necesidad vital de creación de empleo en nuestro país.

   Como en todos los sectores, una de las opciones de ahorro fundamentales para el crecimiento de los ecosistemas nacionales es a través del desarrollo sostenible del mercado interior, que es muy boyante, si se aseguran las condiciones necesarias para la emergencia de estos ecosistemas estratégicos. Aquí no se trata de oponer a los fabricantes textiles, ni a los fabricantes en general, que quieren frenar la hemorragia registrada en las importaciones durante la última década, y por tanto la pérdida de puestos de trabajo, a los comerciantes que quieran encontrar productos sustitutos nacionales que supuestamente no existen.

  La Procedencia Marruecos para nuestros clientes europeos representa una garantía de calidad. ¿Necesitamos recordarle que nuestro país es uno de los 10 principales proveedores del mundo de productos básicos, de gama media y alta? ¿Cómo explicar que el sector textil marroquí, que exporta cerca de 40 mil millones de dírhams en los mercados mundiales más exigentes, sea incapaz de satisfacer las necesidades del mercado nacional? Los productores nacionales están en condiciones de abastecer los canales de la distribución locales siempre que los importadores se den cuenta del potencial que puede ofrecer la oferta marroquí, sin duda « poco conocida », y que se aborden en profundidad las condiciones de competencia desleal.

   Un colapso de la industria textil-confección marroquí puede, en última instancia, representar la pérdida de nuestra independencia nacional para vestir a nuestros conciudadanos. Esto nos haría unirnos a la cohorte de países europeos que ya no saben cómo producir la ropa que se usa en su territorio. Sin embargo, con la diferencia de que necesitamos este sector vital en términos de creación de empleo. Como tal, la aplicación de un arancel aduanero del 40% sobre el producto terminado no debe verse como una amenaza para el empleo en el sector comercial, sino más bien como una oportunidad para establecer una nueva política de consumo responsable y ciudadano donde los comerciantes recurrirían a la industria nacional en busca de suministros, creando así con los industriales una colaboración esencial para la soberanía nacional, el crecimiento del empleo y la sostenibilidad de un modelo de desarrollo virtuoso para nuestro país .

Viste a los marroquíes con una moda cuyo diseño no envidiará a Europa

    Hoy, la distribución en el mercado interno es heterogénea. Tenemos por un lado a los denominados distribuidores « modernos », que hacen campaña por un mercado libre, idealmente con pocos o ningún arancel aduanero, para poder suministrar a sus clientes productos nobles y de marca a precios no sujetos a impuestos.  Estamos en el territorio de « Hecho en otro lugar » o « Hecho fuera de Marruecos » en lugar de « Hecho en Marruecos ».

   Por otro lado, está el mercado de kissariate y medina, donde quieres vestirte al mejor precio sin apegarte al origen de los productos. Aquí compramos una buena relación calidad-precio y, a menudo, solo un precio. Si para los grandes centros urbanos la moda es necesariamente de otro lugar e importada, lo cierto es que a la gran mayoría de los marroquíes también les gustaría productos locales, adaptados a su gusto y su bolsillo. La experiencia de la industria de las galletas durante los últimos 10 años es convincente. La gran mayoría de las galletas se producen localmente y cumplen con los estándares de calidad con precios bajísimos. Esta es exactamente la apuesta que defienden AMITH y los 400.000 empleados de su industria. Viste a los marroquíes de una manera cuyo diseño no envidiará a Europa o Turquía, mientras que fabrica todos estos artículos localmente.

   Hoy la pregunta que surge es la siguiente: ¿Debemos resignarnos a hacer de Marruecos un simple consumidor de bienes importados o somos todavía ciudadanos que consideramos que la lucha merece ser librada? Creemos firmemente que las decenas de miles de trabajadores que producen para Zara, H&M y otras marcas importantes en todo el mundo podrían abastecer al mercado local con la misma facilidad, si existiera el entorno empresarial en el mercado nacional propicio.

  Para AMITH, la respuesta a esta pregunta es clara. La industria textil-confección marroquí es un sector de futuro dado el potencial humano y técnico que abunda, y el patrimonio y el saber hacer acumulados a lo largo de las generaciones. Esta industria es capaz de satisfacer las expectativas y necesidades del consumidor marroquí ya sea en términos de calidad, precio o moda. Además, nuestra economía necesita urgentemente la vitalidad de esta industria en términos de creación de empleo y su contribución beneficiosa al equilibrio de nuestra balanza comercial.

   El principal desafío hoy es poder superar esta crisis de salud que ha dañado gravemente las empresas y el empleo en general. Abogamos por una integración de la cadena de valor desde la producción hasta la distribución. En esta dinámica, la distribución es el motor que impulsa este objetivo de reconquistar nuestro mercado interno.

Fuente: (Medias24)

Traducción y foto: Mokhtar Gharbi

 

Afficher plus

Mokhtar Gharbi

Mokhtar Gharbi المختـــار الغربـــي Periodista صحافـــــــــي Tánger طنجــــــة Tel. mobil 00212 676743345 الهاتف Tel fijo 00212 539308362 www.infomarruecos.ma

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page