Economía Y FinanzasFeatured

Marruecos, Economía y Finanzas Edición Especial Marruecos: El contexto económico

Infomarruecos/Conacentomarroquí

     En los últimos años, la economía marroquí se ha caracterizado por la estabilidad macroeconómica y la baja inflación. La economía de Marruecos sigue creciendo, y depende principalmente de las exportaciones, el auge de la inversión privada y el turismo. La sequía en 2016 afectó gravemente al país, causando una desaceleración del crecimiento del PIB, pero la actividad económica repuntó nuevamente en 2017 y se esperaba que el crecimiento alcanzara el 4,8% según el FMI y el 4% según el Alto Comisionado del Plan de Marruecos. Estimuló principalmente el dinamismo de la actividad agrícola (aumento del 13,6% en el año), mientras que las actividades no agrícolas crecieron de forma más moderada (un 2,8% de aumento en el año).

    En 2017, Marruecos siguió consolidando sus finanzas públicas, siguiendo la tendencia establecida en 2016. Tras el descenso de las exportaciones de alimentos y productos agrícolas en 2016, el déficit en cuenta corriente se contrajo en 2017 y las reservas de la liquidez internacional se mantienen en un nivel relativamente alto (cubriendo casi seis meses de importaciones según las estimaciones del FMI). El déficit debería seguir disminuyendo en los próximos años, aunque esto depende en gran medida del aumento o no de los precios del petróleo, que constituyen una gran parte de las importaciones marroquíes (más del 15%). La consolidación fiscal continuó en 2017 ya que los ingresos fiscales fueron más altos de lo esperado.

   Los bancos permanecen bien capitalizados y los riesgos de inestabilidad financiera son limitados. La participación de los préstamos improductivos (NPL) está aumentando (hasta 19% en 2017 según Fitch) y podría seguir aumentando con la desaceleración de la expansión de los bancos marroquíes en los países del África subsahariana en niveles de NPL tradicionalmente alto. Se espera que el PIB de Marruecos crezca más lentamente en 2018 (según las estimaciones de la Oficina del Alto Comisionado para el Plan 2018 para Marruecos), mientras que se espera que la actividad agrícola se contraiga ligeramente en 2018 (-1,3%). La inflación, aunque bajo control en 2017 (0,9%) gracias a una mejor producción agrícola, también debería aumentar (1,6%).

   La reintegración en la Unión Africana (UE) en enero de 2017 después de más de 30 años de ausencia ha permitido a Marruecos fortalecer su actividad diplomática y presionar para obtener un puesto en el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana. (Elegido en enero de 2018).
   El desempleo, que se ha incrementado durante algunos años (9,5% en 2017), afecta especialmente a los jóvenes (26,5% entre los jóvenes de 15-24 años) y a los jóvenes graduados. La tasa de pobreza sigue siendo una de las más altas en la región del Mediterráneo, con un 15% de la población viviendo por debajo del umbral de la pobreza. Además, existen grandes disparidades en el nivel de desarrollo según las regiones. En este contexto, la política de austeridad generó temores de movimientos sociales.
   Dada la riqueza de la tierra de Marruecos, la economía del país está dominada por el sector agrícola. Este sector emplea a casi el 33% de la fuerza de trabajo y contribuye con el 13,6% del PIB. La cebada, el trigo, los cítricos, las uvas, las verduras, las aceitunas, el ganado y el vino son los principales cultivos del país. El crecimiento económico depende en gran medida de este sector.
   Marruecos tiene una cantidad relativamente pequeña de recursos naturales, siendo los fosfatos la principal fuente de riqueza. La industria contribuye con alrededor del 30% del PIB (29.5%) y emplea un quinto de la fuerza de trabajo. Los sectores más importantes son textiles, artículos de cuero, procesamiento de alimentos, refinación de petróleo y ensamblaje electrónico. Sin embargo, nuevos sectores están en auge: productos químicos, autopartes, computadoras, industria electrónica y aeroespacial. La aparición de nuevos sectores debería permitir al país reducir su dependencia del sector agrícola.
     El sector terciario contribuye con el 56.8% del PIB y emplea el 46.8% de la población activa. Depende casi exclusivamente del turismo, que sigue siendo muy dinámico (aumento del 10% durante el año en el número de llegadas a finales de 2017). Además de otorgar concesiones en muchos servicios públicos en las principales ciudades.
 
 
Afficher plus

Mokhtar Gharbi

Mokhtar Gharbi المختـــار الغربـــي Periodista صحافـــــــــي Tánger طنجــــــة Tel. mobil 00212 676743345 الهاتف Tel fijo 00212 539308362www.infomarruecos.ma

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page