Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Marruecos/EE. UU/Sahara: Todo el resto es colateral

Las cosas, claras... muy claras

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria s por milagro”. internacional u otra limosna haya llegado al campamento.

 

Lo dijo en voz alta y en mayúscula el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión europea, Josep Borrell: “Ningún estado de la Unión reconoce a la fantasmagórica “RASD”.

Por su parte, Estados Unidos a través de su subsecretaria de Estado, Wendy Sherman reiteró que la generosa propuesta de Marruecos de autonomía en su Sahara es “no solo la mejor, sino la única solución a este prefabricado problema.

¿Quién queda, Venezuela?

O quizás un régimen militar argelino, de de bajísimo perfil regional, continental e internacional que puede cambiar las inalterables coordenadas de una ecuación hecha para durar indefinidamente… para siempre.

Quedan los rehenes en el gulag argelino de Tinduf. Las mentiras que duran desde hace 42 años no solucionan absolutamente nada. Aspirar a dejar de existir para vivir es, más que una posibilidad, un deber.

42 años bajo la bota de cabos y sargentos argelinos o sus domésticos polisaristas deben ser consideradas como un accidente de la historia, pero seguir predicando en el desierto puede resultar mortal. El país, Marruecos está a la vuelta de la esquina. Allí les espera la sombra fresca, el cariño de sus hermanos y una vida decente, digna y acogedora.

Hoy mejor que mañana…

Entre otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page