Cronica desde TindufFeatured

Marruecos/EEUU “El Sahara Occidental es marroquí, afirma el Congreso americano” *

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Debo aclarar de antemano que el título es, con un leve cambio, de uno de los voceros de la banda del Polisario a raíz del controvertido voto de los presupuestos en la Cámara de representantes de Estados Unidos, cuando en medio de una total incertidumbre y un incomprensible “tira y afloja” entre Casa Blanca y el Congreso, se ha cometido una imprudencia que, dos semanas después fue rectificada.
Marruecos/EEUU: relaciones estratégicas y constante en la política exterior estadounidense independientemente del color de la mayoría en el Congreso y de las simpatías y relaciones de las hijas Kennedy.
Total: todo ha vuelto a entrar en orden: La insignificante ayuda americana incluye al Sahara marroquí. Así fue y así seguirá siendo. La frenética ofensiva diplomática argelina en dirección de las poblaciones de los campamentos se ha convertido en una vergonzosa desbandada en la que nadie quiere decir esta boca es mía.
Pero, aquí, e n estos tristes campamentos casi nadie duda de que el Sahara, con Estados Unidos o sin ella, es marroquí y lo va a seguir siendo hasta el fin de los tiempos. El país mantiene sus brazos abiertos y hasta a sus hijos de Tindouf y a los argelinizados de las milicias argelinas en esta ciudad.
Sobresaltos que anuncian la agonía del Polisario.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page