América LatinaCrónicasFeaturedIntegridad territorialVela en la obscuridad

MARRUECOS EN EL SAHARA OCCIDENTAL LA CONSTRUCCIÓN DE UNA NARRATIVA NECESARIA Por Cristian Guzman Zumaran MIEMBRO DEL COMITE POLITICO Y ACADÉMICO DEL FORO MUNDIAL DE DDHH. Colegio de Abogados de Chile A.G.

Tribuna infomarruecos.ma

 

 

Con fecha 17 de diciembre de 2020, un grupo de 12 parlamentarios de la Cámara de Diputados, un Alcalde que es pre candidato a la presidencia de Chile y un grupo de personas civiles y asociaciones gremiales han suscrito y presentado una aparente improvisada carta a la Presidenta del Senado chileno.

En la comunicación epistolar, de confusa redacción, pero no de menor importancia, hacen referencia a una supuesta información “difundida por medios de comunicación marroquíes”, sin señalar cuáles y cuándo, en las que se habrían publicado declaraciones de la aludida Senadora Adriana Muñoz en relación a temas de interés regional del Estado de Marruecos en la zona del Sahara Occidental y relacionados con supuestos incumplimientos a normas y tratados internacionales suscritos por el Reino de Marruecos como Estado ante la comunidad internacional.

Dicha carta a la presidenta del Senado chileno sería solo un preámbulo formal y necesario para motivar el pronunciamiento oficial de la Cámara de Diputados, que han promovido ciertas organizaciones civiles y persona chilenas en contra del Reino de Marruecos en Chile y que pertenecen a lo que se denomina “la izquierda extraparlamentaria” y una facción radical dentro del Partido Comunista que son afines a las posturas del Foro de Sao Paulo y al grupo armado internacional auto denominado Frente Polisario que opera extraterritorialmente y controla campamentos de refugiados Saharauís en el territorio de Argelia, como lo señala directamente la misma referida carta. Actualmente esta organización es investigada en la Audiencia Nacional de España por denuncias respecto de graves violaciones a los derechos humanos y otros delitos de carácter transnacional. El primer juez en acoger estas denuncias fue Baltazar Garzón que el año 2009 se declaró competente para abrir una causa judicial internacional en contra de este grupo armado y los principales dirigentes de La República Árabe Saharauí Democrática (RASD), proceso que se reactivo en el mes de Julio pasado, según pública el medio Tribuna Libre de España el 19 de diciembre de este año[1]

La formalidad legislativa en Chile permite que un proyecto de ley pueda ser patrocinado por al menos diez diputados en ejercicio para que ingrese a tramitación como iniciativa legal parlamentaria, de modo que quienes han promovido la carta tienen, al menos, el quórum mínimo para ingresar una eventual iniciativa legal que pudiera transformase en ley en el futuro y aun cuando no concluyera su tramitación podría convertirse, en un muy breve plazo, en una eventual “declaración parlamentaria”, como ha sucedido en otras ocasiones, por medio de su promoción a la “hora de incidentes” en la cámara baja, instancia que no requiere demasiadas formalidades ni quórums específicos, salvo la mayoría circunstancial de los presentes en la sala al momento de la presentación.

Sin perjuicio de la fuerza que pudiera tener una iniciativa como la que describimos, lo cierto es que para concursar en un escenario como el que se plantea es necesario, como ha sido propuesto por parte de algunos amigos chilenos del reino, que se considere profesionalizar ciertos medios y mecanismos que mejoren y agilicen localmente las respuestas a ese tipo de iniciativas promovidas por parte de algunos miembros de la comunidad civil y parlamentaria chilena y que provean de mejor eficacia algunas actividades dirigidas a moderar o inhibir los efectos colaterales que pudieran causar aquellas iniciativas.

Por diversas causas, esas recomendaciones no han logrado adquirir la intensidad adecuada y en consecuencia el discurso de esas facciones políticas ha avanzado casi en solitario y sin oposición. Esto ha generado la percepción de un efecto “ambiental” de unilateralidad de ideas y se ha construido un imaginario indeseado e imperfecto en cierta parte de la comunidad local chilena y una parte de la comunidad internacional, que por razones comprensibles acepta con moderada facilidad los titulares periodísticos y no se avoca a los detalles ni se introduce en los contenidos difundidos que muchas veces son replicados automáticamente en los diversos medios de comunicación y las redes sociales.

Se genera con ello un efecto adverso al propósito original esperado por cuanto el mensaje adquiere tintes que lo hacen confuso, ya sea por el exceso de información o por la falta de ella.

Entonces, resulta de cierta relevancia y necesaria prontitud, reaccionar de la forma adecuada en la construcción de una narrativa política apropiada que concurse, por ahora, con la propuesta local de los grupos civiles y parlamentarios chilenos que son afines, con recursos y apoyo internacional, a ciertas ideas originadas en la simpatía que profesan los autores de la carta en comento, hacia aquella organización armada.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page