Buenas noches MarruecosCrónicasFeatured

Marruecos entre el proceso de la descolonización y la independencia, (1944-1956): Síntesis de un balance historiográfico Por Dr. Youssef Akmir * Tercera parte

Estudio

 

Youssef Akmir es Catedrático de Historia de las relaciones hispano-marroquíes

Mohamed Maarouf  Defali ha estudiado el programa de la lucha patriótica nacionalista del partido Xura entre 1947 y 1951.

Como consecuencia del relativo aperturismo que caracterizó la política colonial francesa en Marruecos, tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Mohamed Hassan Ouazzani fundó el partido Xura wa Istiqlal. Dicho partido realizaría su proyecto estableciendo como principios cuestiones tales como «la justicia social, la democracia, el patriotismo, la consecución de la independencia y el rechazo de todo lo que atenta contra este derecho». El partido Xura elaboró una hoja de ruta para abordar el problema colonial en Marruecos y promover propuestas para su independencia. Todo a través de una vía transitoria en la que proponía firmar con Francia un acuerdo que le permitiera conservar su dominio sobre los intereses vitales en Marruecos a cambio de reconocer y garantizar la independencia del país bajo el respaldo institucional de una constitución monárquica. Al proyecto elaborado por Xura se lo denominó «Agenda del 23 de septiembre», por haber sido presentado a las autoridades de Francia y Marruecos en esa fecha. El plan fue apoyado por algunos y criticado por otros, pero se consideró que alcanzó su objetivo al revelar las pretensiones de las autoridades francesas, que se mostraron indecisas ante semejante propuesta. También suscitó un acercamiento entre los partidos nacionalistas y la posibilidad de formar un frente común en 1953.

Maarouf Defali comenta en su estudio que el residente general Eirik Labonne, aunque trató de sostener una política tolerante de cara a ciertas libertades públicas en Marruecos, rechazó la reivindicación de la independencia de Marruecos presentada por los partidos Xura e Istiqlal justo tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Como consecuencia, Labonne emprendió una campaña de represalias contra los nacionalistas.

El contexto histórico de la posguerra había creado cierto entusiasmo en las filas de los nacionalistas de Xura. El lema de esa época era «los derechos de los pueblos en la autodeterminación». La Doctrina Truman, los principios de las Naciones Unidas, el cambio que experimentó Gran Bretaña en su política colonial, todo esto hizo esperar una modificación en la política colonial francesa, sobre todo después del «Congreso de los gobernadores de las colonias africanas de Francia» celebrado en Brazzaville en 1944. Otro motivo del entusiasmo de Xura tenía que ver con algunos artículos de la nueva constitución francesa de 1946: los artículos dedicados a las colonias y protectorados descartaron la política de sumisión y centralización directa, haciendo referencia a las libertades y los derechos de los «indígenas» y los franceses. Dichos artículos insistieron también sobre la necesidad de conceder a los nativos el derecho de ser escuchados y atendidos localmente y en París, y de respetar lo establecido por las Naciones Unidas sobre los derechos de cada nación.

Maarouf Defali comenta también que, mientras el partido Istiqlal sacó provecho de la nueva situación al participar en el consejo del gobierno del sultán y al internacionalizar sus reivindicaciones nacionalistas consiguiendo implicar a la Liga Árabe y a Egipto para sostener sus reivindicaciones y defender la independencia de Marruecos, en el caso de Xura no fue así. Lo cierto es que el partido rechazó por completó sostener la misma conducta que Istiqlal. Xura descartó cualquier posibilidad de internacionalizar el asunto de la independencia, se negó a participar en el consejo del gobierno por considerarlo una institución desfigurada que solo servía a los intereses del colonialismo, y abogó por encontrar una solución a la cuestión de Marruecos desde el interior. En unas declaraciones al periódico Le Parisien libéré, el líder del partido Xura propuso que se firmara otro acuerdo con Francia con el propósito de garantizar la independencia de Marruecos, de reorganizar las relaciones franco-marroquíes y de que Francia en estas condiciones preservase sus intereses legítimos.

Defali nos informa de que el partido Xura recibió una invitación del nuevo residente general francés Juin para participar en unas negociaciones con representantes de la administración colonial francesa. Uno de ellos era marroquí, con una larga carrera política posterior: Mbarek Bekkay, por entonces caíd en la ciudad de Sefrou. El residente general recibió a los miembros del partido Xura el 10 de septiembre de 1947. Tras dicha reunión, un comité formado por el secretario general del partido, Mohamed Ouazzani, y miembros del consejo político, Abdelkader Benjeloun, Abdelhadi Chraibi y Mohamed Arabi Alami, presentaron al sultán y al Alto Comisario del protectorado español de Marruecos un proyecto de programa. Defali analiza el proyecto independentista presentado por Xura y afirma que fue considerado como un paso muy positivo en un significativo momento histórico. El proyecto pretendía avanzar en las negociaciones con Francia con el propósito de conseguir la independencia, aunque fuera de modo paulatino, en una transición en la que Marruecos alcanzaría su madurez política y se emanciparía del régimen del protectorado. Defali fijaba el proyecto de Xura en las siguientes reivindicaciones:

  1. Formación de un gobierno marroquí provisional capaz de dirigir el país hacia la consecución de su independencia.

  • Formación de un consejo nacional que se encargaría de establecer una constitución capaz de garantizar la independencia y la separación de los poderes, que garantizaría las libertades y que haría de Marruecos un país monárquico constitucional, cuya religión fuera el islam y cuyo lengua fuera el árabe.

  1. Marroquinización paulatina de la administración.

  • Supresión de las zonas militares.

  1. Organización del Ejército y la policía con el objetivo de conservar el orden y proteger el territorio nacional marroquí.

  2. Amnistía para todos los que hubieran sido detenidos injustamente por haber defendido la causa de la independencia.

Defali subraya los ecos del proyecto que Xura presentó a la administración colonial francesa, señalando que desde Egipto llegaron apoyos de varios nacionalistas e intelectuales marroquíes nacionalistas marroquíes afincados allí por considerarlo la mejor forma para ahorrar el derramamiento de sangre. Desde Marruecos hubo también quien lo apoyó, como el partido de Islah Watani y el partido de Uahda Wa Istiqlal, quienes no dudaron en anunciar su respaldo a la propuesta de Xura. No fue así en el caso del Partido Comunista de Marruecos o del partido Istiqlal, quienes consideraron precipitada la petición de establecer una constitución y que lo esencial era la consecución de la independencia. Para el partido Istiqlal, la fase de transición que proponía el partido Xura ponía la cuestión marroquí fuera de su estatus internacional, tal como establecía lo acordado en la conferencia de Algeciras, y la convertía en una cuestión bilateral, es decir exclusivamente franco-marroquí.

Defali concluye afirmando que la actitud hostil y opositora del partido Istiqlal partía de su interés por adueñarse de la escena política en Marruecos y de acabar con el itinerario de Xura, un rival que tanta competencia le ofrecía. El proyecto de Xura acabó siendo papel mojado. Francia sabía que la situación política en Marruecos era cada vez más heterogénea y no estaba únicamente en las manos de Xura. Por eso tuvo que apostar más por las negociaciones que daban cierta preferencia a partidos de mayor acogida social y eco popular.

En definitiva, Estudiar el programa de la lucha patriótica nacionalista del partido Xura entre 1947 y 1951 permite arrojar luz sobre el contexto en que la política colonial francesa en Marruecos conoce un relativo aperturismo como consecuencia del fin de la Segunda Guerra Mundial, aperturismo que permitiría a Mohamed Hassan Ouazzani fundar el Partido Xura wa Istiqlal.

Continuará…

* Youssef Akmir es Catedrático de Historia de la Universidad Ibn Zohr

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page