Antes de olvidarCrónicasFeatured

Marruecos Manifiesto de Independencia: “Del pequeño al gran yihad”

Conmemoración

Hoy, sobado, 11 de enero del 2020, los marroquíes celebramos el 76 aniversario de la presentación del Manifiesto de la independencia en un contexto nacional y regional particular.

Significativa a más de un titulo la fecha del 11 de enero de 1944 está inscrita en letras de oro en la historia de Marruecos. Al celebrar el aniversario de la presentación del Manifiesto de la independencia, los marroquíes reiteramos nuestro homenaje a los 67 signatarios del histórico documento.

En el curso de las diferentes etapas, el sultán Mohamed V, padre de la nación y héroe de la liberación nunca había cesado de despertar el sentido de la resistencia de los marroquíes y de definir sus objetivos, desde su acceso al trono el 18 de noviembre de 1927.

El protectorado tenia, pues por definición un carácter provisional. Por ello durante el periodo reformista de 1934 a 1944, el sultán Mohamed V había llevado a cabo el combate, esencialmente sobre el plano jurídico, especialmente por la defensa de las prerrogativas que el protectorado se había comprometido a respetar. Se trataba de asegurar el cumplimiento de este compromiso y de evitar toda substitución de soberanía.

De tal modo que, durante este periodo, el objetivo de los nacionalistas y del soberano consistía en lograr la independencia a través del respeto del protectorado de la integridad, la soberanía y la unidad de Marruecos.

El 11 de enero de 1944 había marcado una nueva etapa, un cambio radical de estrategia. El 7 de marzo de 1956: Mohamed V anunciaba al pueblo marroquí la independencia de Marruecos.

La presentación del Manifiesto de la Independencia,  constituye una etapa decisiva en la historia contemporánea del Reino y una de las múltiples encarnaciones de la simbiosis que caracteriza los vínculos entre el glorioso Trono Alauita y el movimiento nacional. Presentado el 11 de enero de 1944, este documento constituyó un punto de inflexión decisivo en la lucha para liberar al Reino del yugo del colonialismo, sellando ingeniosamente un pacto entre el Rey liberador, el difunto Mohammed V y las principales figuras del movimiento nacional.

Este acuerdo, que ilustra la voluntad común del Trono y la gente de terminar con el protectorado y embarcarse en la construcción de un Marruecos libre e independiente, hizo posible comenzar la fase de demanda pública de independencia y de soberanía nacional.

De hecho, después de varios años de resistencia militar y acciones heroicas destinadas a preservar la identidad y la unidad de la nación, Marruecos se vio dividido en varias zonas, bajo el protectorado español en el norte y el sur, y bajo el protectorado francés en el centro, mientras que la ciudad de Tánger se consideraba una zona internacional. Un conjunto de elementos que no dejaron de dificultar la misión de liberación del territorio nacional.

Para grandes males los grandes remedios. El Comité de Acción Marroquí, considerado el embrión del Movimiento Nacional, fue creado en 1934, anunciando al mismo tiempo el nacimiento de la resistencia política. Fue este comité el que debía presentar al gobierno francés un plan de reforma en 1934 y 1936.

En 1943, el fallecido SM Mohammed V, padre de la nación y héroe de la liberación, aprovecharía la celebración de la Conferencia de Anfa, que reunió a los líderes aliados durante la Segunda Guerra Mundial, para registrar la cuestión de la independencia de Marruecos en la agenda.

Gracias a esta iniciativa, el difunto Sultán obtuvo la seguridad del presidente estadounidense Franklin Roosevelt de su apoyo al proyecto de independencia del Reino desde el final de la segunda guerra mundial. Luego llegó el 11 de enero de 1944, una fecha grabada en letras doradas en la historia de Marruecos, ya que es sinónimo de la firma del manifiesto que exige la independencia de Marruecos, por 67 nacionalistas, incluida una mujer, en consulta con el Sultán tarde Mohammed V.

Este manifiesto, presentado a las autoridades coloniales y a las representaciones de las tres potencias (Estados Unidos, Gran Bretaña y la ex Unión Soviética), expresó un mensaje inequívoco de todos los marroquíes que querían liberarse del dominio del protectorado.

Los firmantes tenían reclamos que, después de todo, eran legítimos, liderados por el fin del protectorado y el acceso del Reino a la independencia en su integridad territorial bajo los auspicios del difunto SM Mohammed V.

Por lo tanto, es con orgullo que los marroquíes pueden conmemorar la presentación del manifiesto de independencia, una épica gloriosa que ofrece a los jóvenes a las generaciones futuras la oportunidad de meditar tanto en las enseñanzas como en los sacrificios realizados por ambos. El trono alauita solo por el pueblo, para la recuperación de la independencia. Esta página luminosa de la historia de la lucha nacional, que contiene una de las muchas lecciones de ciudadanía ocultas en la historia de Marruecos, es también la ocasión para rendir un fuerte homenaje a los hombres y mujeres del movimiento que han invertido sus cuerpos y alma para la independencia del país y la realización de la integridad territorial nacional.

Con Maroc.ma

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page