Cosas de mi paisCrónicasFeatured

Marruecos: un camello llamado al-Buraq Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Vivir y actuar d e espaldas

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

¿Saben que muchos vecinos europeos nos preguntan –y esto va muy en serio- si en nuestro país vemos televisión, o si hay carreteras y por si fuera poco, si nos trasladamos en camello?

¡Ah, que esto hay que aclararlo! Nos separan de algunos de estos “adelantados” únicamente unos quince kilómetros. Muchos de ellos nos miran asombrados y nos dicen que “¿cómo es posible que habléis el español como nosotros? La respuesta debería ser “pues estudiando y rompiéndonos los codos para estar a la altura de las circunstancias”. La mayoría de las veces nos callamos…

¿Qué hacer para que pensemos que hay una cosa que se llama globalización y  nos abstengamos de salir de los esquemas sociales del mundo?

¿Qué hacer para que las cosas salgan adecuadas a nuestros pensamientos sin menoscabo del prójimo? Pues simplemente esto: confiar en sí mismo y en la gente de buena fe dejando al margen a aquellos que intentan mancillar los esfuerzos de toda una nación. No hay mejor respuesta a estas tentativas de desprestigio que el silencio y el trabajo.

¡Y Marruecos está trabajando de firme bajo los auspicios de SM el Rey Mohamed VI!

El ser humano se ufana –lo cree de verdad- de conocer los caminos a seguir que llevan a los objetivos que se fija cuando se pone a pensar, a reflexionar en los obstáculos que hay a lo largo de la vida y que debe superar. Pero el individuo no se da cuenta que al jactarse de su conocimiento de la senda, muchas veces lo que hace es desviarse de la realidad, de los renglones que están fijos para cada persona y que todos desconocemos.

Antes que nada y como se ha señalado, para salir adelante hay que tener fe. No presumir vanamente de ser portador de la verdad y del conocimiento. Trabajar con seriedad por lo que se considera legal y lógico; y sobre todo, si el objetivo es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en su conjunto. Ya se dice que el que no sabe discernir ideas claras con objetivos definidos, lo único que puede establecer socialmente son injurias y ofensas al otro.

Muchos de los estados ex colonialistas prefieren verte por los suelos para seguir mandando en ti; tu esfuerzo por salir de la “miseria humana” no les satisface.

Con el comienzo del nuevo milenio, Marruecos se traza una serie de proyectos que considera importantes para salir del ostracismo al que estaba sometido por parte de naciones extranjeras.

Una de esas aspiraciones –junto a otras muchas- es la construcción de una línea ferroviaria, de 323 kilómetros, para trenes rápidos entre dos ciudades de importancia vital en el marco de la economía del país: Casablanca y Tánger; el evento de la inauguración tuvo lugar el 15 de noviembre de 2018 en presencia del creador del proyecto: SM el rey Mohamed VI.

Es la primera línea de alta velocidad en el continente africano; es el nacimiento de al-Buraq[1]. Planificar y construir esta línea llevó más de diez años de ininterrumpidos trabajos de numerosos ingenieros y responsables de la economía del país.

Este “camello” va a alargar su fulgurante caminata hasta Marrakech y después piensa alcanzar Agadir en una enorme ampliación… el proyecto no va a parar porque su insigne mentor, SM el Rey, ha planificado este trayecto de alta velocidad y así será. En pocos años este bello propósito unirá norte y sur con el centro de nuestro país.

El “rápido camello marroquí” queda a disposición de todos los que nos visiten. Podemos asegurarles que no muerde y que siempre lleva a su gente a la hora prevista.

[1] Al-Buraq significa el rayo o el estallido.  Indica, también, la criatura mitológica con forma de caballo que ha transportado al profeta Sidna Mohammad.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page