CrónicasEn voz altaFeatured

Marruecos y sus hispanófonos ¡Decepción!

Mortalmente heridos

 A los no pocos hispanófonos marroquíes, la mayoría de los cuales consagró su vida y su obra al refuerzo de las relaciones hispano-marroquíes, nadie en España ha decepcionado nunca como el Presidente del gobierno español Pedro Sánchez y su ministra de Exteriores Arancha González Laya.

Para estos hispanófonos marroquíes, tratar de desprestigiar a su país ante la Unión Europea o privarlo de un valioso reconocimiento de su soberanía sobre su Sahara, es, antes y después de nada, un desprecio, una desestimación y una humillación de las autoridades del país que han amado, que han defendido y que, con su puñalada en la espalda de su país, coloca en un no man’s land cultural y lingüístico.

Unos deciden cambiar su vocación hispanista, otros optan por un exilio cultural en América Latina, muchos esperan que “su” España no sea exclusivamente la de Pedro Sánchez y su ministra de Exteriores.

De nada les ha servido la cercanía geográfica, un legado común y una historia cultural compartida. En la primera ocasión con motivo de una, hasta ahora, confusa transacción económico-geopolítica con con los autores y detractores de su unidad nacional y su integridad territorial, se ha sedimentado una realidad que hubieran deseado que fuera de otra forma, más leal y menos peyorativa.

En todos los mal entendimientos “amistosos” entre los dos vecinos, nunca ninguno les ha herido tan mortalmente.

Consolación entre otras: probablemente en el Palacio de Santa Cruz, nunca en la historia de las relaciones entre España y Marruecos ha habido menos conocedores de Marruecos, de los marroquíes, de sus intratables causas sagradas y de sus anhelos.

@InfoMarruecos

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page