CrónicasFeaturedMarruecos, Aquí, Ahora

Martil en agosto: Los daños colaterales del encanto

Dirección predilecta

El martes por la noche, con la familia, hemos decidido efectuar una breve visita a Martil.

Con los kilométricos atascos en dirección (y dentro) a/de Fnideq, creíamos poder buscar una circulación más descongestionada en Martil.

¡Error! Más de una hora para recorrer unos metros la avenida Miramar, en una de las calles principales de Martil. Nos encontramos atrapados. En la cornisa se avanzaba a codazos. La ciudad gusta y seduce y lo que es más y mejor: gusta y seduce cada vez más. Tanto que entre los miembros de la familia estimamos que algo se debe hacer para aliviar los movimientos de los veraneantes conductores, casi el 50% de los cuales, como nosotros, son espontáneos visitantes de unas horas.

Luego… el pan de la mañana o de la noche… y el resto de los productos de primera necesidad. La ciudad acoge casi 5 veces su capacidad normal.

Los danos colaterales de la belleza y el encanto.

[email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page