Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Mediterráneo: La estabilidad que se vislumbra

El futuro no se construye con milicias

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna pueda llegar.

 

El régimen militar mafioso argelino lo sabía: Sabia que la distensión entre España y Marruecos, eclipsaría el resto de los datos y detalles geopolíticos en las dos riberas del Mediterráneo.

Para evitarlo, ha sacrificado a parte de su pueblo que se echa al mar en busca de otro país a pesar de que el suyo tiene gas, petróleo y otras riquezas minerales.

La junta militar Argelia apostaba por divergencia entre Rabat y Madrid, única solución para dejar un lugar bajo el sol a su milicia del Polisario.

No fue así… no podía ser así. Nunca será así.

Entre los altos cargos de la junta militar argelina los hay que, después de 48 casi 49 años de infructuosos y, muy a menudo, mortales intentonas de desestabilización del vecino marroquí, aconsejan optar, paulatinamente, por el sentido común, antes de que se derrumbe el país y su régimen.

Las miradas (de reojo) convergen hacia Tinduf y lo que representa su gulag para la hemorragia del país.

¿Hasta dónde, hasta cuándo?

El Polisario y sus caciques se consagran a otras cosas… a tráficos, a malversación de la ayuda humanitaria internacional y a la mendicidad y servicios terroristas”.

La junta militar argelina debe revisar su copia… El Polisario no le va a servir más que para el caos y el desastre.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page