CrónicasFeaturedIntegridad territorial

  Metamorfosis: De “Ghandi” a Pinocchio

Mentira y mentirosa

Said Jedidi es periodista y escritor, Embajador de la Paz del Circulo Universal de Embajadores de la Paz y Presidente nacional de la Union Internacional de escritores en castellano, director de infomarruecos.ma/conacentomarroqui.blogspot

Los (las) hay que, como reza la canción navideña, son como el pajarillo que si no cantan (calumnian o mienten) se mueren…

La perversa obra de esta especie humana, ninguna geometría variable puede justificar por más subjetividad y por menos principios éticos que se pueda tener.

Figúrense a alguien que da positivo el 12/11, lo oculta y prosigue en una espeluznante inconciencia y falta de deber cívico, su siniestra “actividad” contagiando a su entorno.

Más grave aún: 6 días después trata de tomar un avión a Las palmas, en el que, sin la celeridad de las autoridades, hubiese podido contaminar a todos los pasajeros, casi todos canarios.

Una clara y evidente tentativa de homicidio voluntario y premeditado.

Un deber humano y civico que los complices (o manipulados) en el relato de esta horrible historia omiten y siguen omitiendo ( En derecho penal, la omisión es un delito o falta consciente producido cuando un sujeto (en este caso periodista) se abstiene de hacer algo frente a una situación que, legalmente hablando, reclama la acción).

Pero como el ridículo, lamentablemente, no mata, decide continuar con su impostura y su ya cacareado espectaculo, contando/cantando por allí media versión de los hechos.

Ingenua como es y fue siempre, “sin baraje ni alas para volar más alto”, como la calificaría un saharaui de pura cepa, se olvida o no logra realizar que hay pruebas cabales, fehacientes e irrefutables: certificado médico que atestigua lo que decimos y desmiente lo que ella pretende (lo publicamos y volvemos hoy a publicarlo).

La paradoja es simple y racional: la “Ghandi” que en realidad es una Pinocchio se sentía mal. Se fue a un laboratorio de análisis médicos privado (Kamar) en Layun no en Argel o en Tinduf… privado no público que la señora ha recuperado parte de su sueldo argelino.

Total: da positivo. No lo dice a nadie y en un diabólico alarde trata de sacarle jugo: “que las autoridades de ocupación…. Que le impiden viajar… que el niño muerto…”. Todo para resucitarse de un letargo al que Argelia la había condenado al saber que ya no servía para nada.

Informar es un deber y una noble tarea… difamar y tergiversar es un crimen, pasible de penas y entre ambos el deber y la facultad de no dejarse manipular como los  los ha manipulado/manipula nuestra triste y diabolica « heroína ».

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Bouton retour en haut de la page