CrónicasFeaturedMarruecos, Aquí, Ahora

Mi amigo Belaid: La locura de dar espalda al sentido comun

Lamento

 

A mi amigo y vecino Belaid, un hombre de negocios argelino de unos 50 años, buen cliente y mejor pragmático, le conocí hace casi hace tres años.

De una corrección proverbial, según todos los vecinos, el hombre lleva, según cuenta, más de 27 años en Marruecos, sintiéndose “en su país”.

Cuenta Belaid que visita de tres a cuatro veces su Tlemcen natal y familiar “y la verdad es cada vez constato que la ciudad y el país (Argelia) es Marruecos de 1990.

Para él, aunque rara vez habla de su país, “vivir de espaldas, siendo altamente complementarios y mutuamente beneficiosos es un suicidio”.

Sin acusar a nadie, el hombre se limita a pedir a Dios “ver un día Argelia y Marruecos volver a caminar juntos como buenos hermanos que son”.

“No pocos argelinos sabemos lo que nos perdemos”, concluye con un tono triste pero esperanzador.

Y al ver que no intervengo, cambia de tema… “Esperemos que llueva…” enfatiza con una tímida sonrisa.

[email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page