CrónicasFeaturedFin de Trayecto

Mi Particular Historia con el Árbol de Navidad *Farid BENKADDOUR

Recuerdos...

Farid BENKADDOUR: Poeta – Residente marroquí en Róterdam

En los extravagantes años 2000, mi tiempo en las aulas de una escuela holandesa fue acompañado por un personaje inolvidable, el Sr. Ahmed, mi colega marroquí. La temporada navideña llegó como un tsunami festivo, y el director, como si estuviera dirigiendo una épica película de ciencia ficción, decidió lanzar árboles de Navidad a diestra y siniestra entre los maestros para que transformaran sus aulas.

El Sr. Ahmed, más emocionado que un niño en una tienda de juguetes, agarró su árbol y lo plantó en medio de su aula, decorándolo con luces parpadeantes y bolas coloridas. Mientras tanto, yo, con una relación con los árboles más complicada que una telenovela, decidí abordar la situación con humor y le dije al director: « Disculpe, estimado director, mi conocimiento sobre árboles es tan limitado como mi habilidad para enseñarle trucos de magia a un pez. ¿Podemos evitar este desastre y darlo por concluido? »

No obstante, al día siguiente, el pobre Sr. Ahmed irrumpió en su aula con una procesión de alumnos marroquíes, todos en esa edad tan encantadora -y peligrosa- entre los 11 y 12 años. Abrieron la puerta y, para su asombro, se encontraron con un árbol de Navidad decorado y brillante en la esquina del aula. Los estudiantes declararon una huelga de asistencia a sus clases durante todo un mes. La noticia llegó a los oídos de los padres, quienes, con una mezcla de exasperación y humor, le dijeron al Sr. Ahmed: « Mira, Sr. Ahmed, te trajimos como maestro para enseñarles la religión a nuestros hijos, y ahora enfrentamos este pecado que ni con detergente sagrado se quita. No se te permite rezar con nosotros en la mezquita hasta que sacrifiques un cordero bien cornudo para limpiar tus pecados. ¡Buena suerte, Sr. Ahmed, y que la paz navideña te acompañe! »

*Farid BENKADDOUR: Poeta – Residente marroquí en Róterdam

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page