Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Militarización de los niños Crimen de lesa humanidad que asumen el Polisario y sus aliados

Responsabilidad compartida

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Los que en el seno del Polisario o entre sus aliados, especialmente en España creen que van a poder escapar a la justicia internacional por su implicacion en crimenes contra la infancia en los campamentos argelinos de Tinduf, hacen ilusiones.

No quedan mayores en los campamentos o es que  nunca los hubo?

Los españoles y su diarrea de “solidaridad” de pandereta con el Polisario saben por sus múltiples viajes a los campamentos e incluso por su asistencia a desfiles de pequeños con armas y explosivos no pueden no podrán negar su complicidad por no denunciar un crimen de lesa humanidad.

Así las cosas, lo que si no se sabe es el número de menores inocentes arrancados al amor familiar muertos en la manipulación de explosivos. El blackout y la represión del aparato de seguridad del Polisario contra las familias de las víctimas para no denunciarlo no servirá para mucho. Muchas organizaciones internacionales de protección de infancia se interesan al tema y comienzan a investigar.

Como todas las bandas separatistas, el Polisario vive de crímenes y de irregularidades creyendo que nunca redirá cuentas al derecho internacional y a los valores morales y humanos de la comunidad ¡mundial.

En Tinduf como en el resto del mundo no se puede ocultar el sol con un tamiz.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page