América LatinaCrónicasFeatured

“MIS ALAS DE PÁJARO” Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón (Argentina)

Tribuna de infomarruecos.ma

 El cielo me invita desde su azul morada a volar a ti y a mis recuerdos de días compartidos muy lejos de casa. Cierro mis ojos, despliego mis alas de pájaro, acomodo plumas en mi nido y comienzo mi vuelo hacia el tuyo. Desde lo alto cruzo, desiertos, montañas, países mares. Acorto las distancias. Repliego mis viejas alas cansadas. Desciendo en tu tierra, allí estas tú, envuelto en tu traje negro, pulcro, bello. Apoyado en la pared con una copa dispuesta al brindis, cuchicheando con Catherine, mirándome ambos y sonriendo. Hoy en el campus de la universidad, sin saber quién soyme miras y sonríes como la noche en que nos conocimos. Claro yo no vestía plumas ni tenía alas, había llegado a ti en alas de acero, cruzando los cielos con una ansiedad que me calaba de la piel a los huesos. Te colocas en cuclillas como en el momento que te vi al terminar de exponer las razones que me llevaron. Pazrespeto y ayuda psicológica para los hombres que lucharon en Malvinas en el 82 .Tus manos apretaban el estómago como sosteniendo algo que te hacía cosquillas, jamás supe que era, me lo pregunto en este instante, después de 15 años y no puede haber otra respuesta que el silencio. Mi mente repite tu nombre, Bernard, Bernard, no lo escuchas, mi pico no emite palabras, te sonrío con mis ojos de paloma casi ciega, coqueteo a tu alrededor con mi cola en abanico, te hago reverencias con mi copete blanco. En suave vuelo me trepo a tu hombro, te sorprendes y en murmullo silencioso exclamasatrevida me diste un picotazo. Mi alma ríe no distingues un picotazo de un beso. Seguramente no tienes mente de poeta, por lo cual ni te imaginas que las palomas besen. Me invitas con un trozo de tu galleta, lo acepto el regreso será largo. Extiendomis alas por encima de tus hombros, sólo yo sé que te estoy abrazando. Me elevo hacia la porción de cielo londinense, aprovecho mi poca visión para guardar tu imagen en mis retinas y me alejo de ti lentamente seguida por tu mirada y tu sonrisa. Seguramente cuando llegues a tu casa comentarás. Conocí una paloma un poco rara y menearás el cabeza sorprendido por tal hecho. Mpercibirás alguna vez como a un ave de paso. Mi corazón está feliz y triste al mismo tiempo, hoy la ventaja fue mía. Recuerdo que aquella noche en nottingham, te acercaste y me dijiste Hola, tengo una ventaja sobre vos…sorprendida te pregunté ¿cuál? No sé quién erescontestaste risueño  no sabes quién soy yoy ¿quién eres?, pregunté. Soy el profesor Bernard MGuirk, mucho gusto Marisa. Tu mano inglesa y la mía argentina sellaron un pacto de respeto que se convirtió en afecto.Por eso mis alas de pájaro que me llevaron a ti, fueron cargadas de amor y gratitud en el recuerdo. Llegué a mi nido, estoy cansada de tanto vuelo, perdí algunas plumas por el viento, pueda ser que tú amigo dejes una en mi ventana. Así es Marisa que la guerra “fue un desatino” nos dice algún general jefe del ejército en ese entonces, refiriéndose a la recuperación de las Malvinas. Tiene toda la razón, fue un desatino, como son desatinos todas las guerras que en el mundo han sido. Siendo que el tino es moderación, juicio, cordura, llegar a emplear la violencia es, por definición, un desatino, undesacierto. Precisamente por eso, por ir en contra de aquellos principios por los que el hombre siente un innato apego, es que valoramos a los que hacen e hicieron el supremo sacrificio personal de exponer sus propias vidas y las vidas de sus enemigos por una causa superior. Cuando las pacíficas negociaciones han fracasado a lo largo de siglo y medio. ¿No alcanza un siglo y medio para darse cuenta de que ese no es el camino eficaz? y el objeto, que la hermanita perdida vuelva a casa, ¿no es el mayor logro al que puedan aspirar los que tienen a su cargo la defensa de la nación? Si seguramente a través del vuelo, mis alas y sueño, tomado de la mano cordial del profesor titular de Lenguas Romances en la Universidad de Nottingham, encontraremos que las similitudes del post-conflicto en los veteranos de ambos países son notables. Si se recupera el orgullo de la acción realizada, de la lógica empleada de la crítica constructiva, esa plumaque dejes en mi ventana amigo Bernard se elevará hacia el cielo en búsqueda de una paz verdadera.

Afficher plus

Articles similaires

130 Comentario

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page