En voz altaFeaturedTú, por ejemplo

Mohamed VI Rey de Los Pobres; visto desde Latinoamérica Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D. Director de la Fundación Olof Palme-Chile

Dr. Mario H. Concha Vergara Director de la Fundación Olof Palme-Chile

Con motivo del Cuadragésimo Tercer Aniversario de la Marcha Verde, su Majestad Mohamed VI de Marruecos se dirigió a su pueblo con un importante discurso que más bien parecía una clase magistral. El Rey planteó abiertamente que le preocupaban las grandes cuestiones del país en especial las de carácter interno como las de política exterior considerando que ambas se habían efectuado desde un punto de vista de la eficiencia administrativa-política.

Recordó el Rey que la unión e los países magrebíes radicaban en los vínculos fraternales como la unidad religiosa, lingüística y hasta histórica y que consideraba que dichos principios  debían ser siempre de hermandad. Para Mohamed VI la división y disgregación del Magreb es una insensata contradicción a los vínculos fraternales que unen a los pueblos magrebíes. Lamentablemente, dijo el Rey, la realidad muchas veces no concordaba con la ambición que animaba a la generación de la liberación e independencia para realizar la unidad de los pueblos. Para el Rey, la Conferencia de Tánger de 1958 materializaba dichos valores de unidad.
Recordó el Monarca Mohamed VI como el Reino había ayudado a la Revolución Argelina en contra de los colonialistas franceses y gracias al afianzamiento del Trono hubo entre ambos países, entonces representando a Argelia la Resistencia de ese país hermano una gran hermandad magrebí. Eso produjo que numerosas familias, marroquíes y argelinas fueran unidas además, de los vínculos familiares, por los vínculos magrebíes. El Rey planteó la importancia de esos vínculos tanto de sangre como familiares.
La gran mayoría de los países Latinoamericanos están entendiendo la verdad de las palabras de Mohamed VI: “los vínculos familiares como de sangre” son importantísimos” para la unión magrebí, en este momento amagada por grupúsculos del llamado Frente Polisario que tiene representación en 3 o cuatro países de América Latina que por otra parte están considerados dictaduras como la del Polisario, porque parece que los malos gobiernos y las dictaduras se atraen entre sí. Así, “los vínculos familiares como de sangre “son cada día más importantes en América Latina, región que ha considerado la importancia de los ejemplos marroquíes.
En torno a la recuperación de Tarfaya, de Sifni Ifni y de Uad Eddahab Mohamed VI recordó que esto produjo la totalidad del pueblo marroquí considerando especialmente a las tribus saharauis que manifiestan “una unanimidad sin precedentes, en torno a la adhesión a la marroquidad del Sahara”. Todo esto, dijo Mohamed VI se manifiesta en el rigor y firmeza con los que son tratados los diferentes excesos, cualquiera que fuera su origen, que buscan atentar en contra de los legítimos derechos de Marruecos tratando de desviar el proceso de arreglo sobre las bases referenciales establecidas.
El Rey manifestó que la ONU tiene una clara posición sobre los derechos marroquíes y que Marruecos coopera con políticas económicas eficientes con diferentes Estados (por ejemplo, con Chile se han firmado varios acuerdos culturales y comerciales), incluida la Unión Europea, y Marruecos ha tenido que romper varias maniobras politiqueras que se han querido reproducir en la Unión Africana, haciendo perder un valioso tiempo para los acuerdos de integración, en especial la económica.
El Mercosur, es el principal socio comercial de Marruecos en América Latina,que tiene en marcha negociaciones similares con otros países árabes (Egipto, Túnez y Líbano). Por otro lado,  algunos analistas piensan que debido al desapego de la familia árabe y al certificado de defunción de la UMA, África se ha impuesto de forma natural como alternativa estratégica de la diplomacia marroquí y, efectivamente, el soberano Mohamed VI no solamente ha acrecentado lazos con las naciones africanas sino que además con Latinoamérica, lo que significa que podríamos estar hablando de una política Sur-Sur la cual obviamente es de una gran inteligencia.
El 2017 pasa a la historia como el año en que el Marruecos retorna a la Unión Africana (UA) según los designios del Rey Mohamed VI, quien había manifestado su voluntad de corregir un error histórico. “El Reino ha decidido abrazar soluciones más pragmáticas con una política extranjera que apremia la integración económica con todos los países sin excepción, la cooperación en materia de seguridad y una estrategia de influencia sobre que pasa por la difusión de la identidad cultural marroquí. Por ejemplo, otro error subsanado fue el de Cuba, país con el cual Marruecos restableció relaciones diplomáticas incluso con la visita del monarca y de su esposa a Cuba en 2017.
El país dirigido por un eficiente e inteligente Monarca como lo es Mohamed VI está afrontando una etapa crucial de  ajuste en un contexto mundial cada vez más globalizado, cada vez menos previsible y en proceso de transición hacia una nueva jerarquización del poder. El asunto verdadero en la actualidad es saber qué posición ocupar en un mundo totalmente globalizado. Lo más importante, en el caso de Marruecos es que en pocos años ha dado pasos gigantescos en la modernidad tanto económica, como política y social, siendo su gobierno considerado por muchos como un gobierno que se preocupa de los pobres cuestión que le falta a América Latina en donde la pobreza, lamentablemente crece cada día más y las razones están a la vista: es solamente falta de democracia. Es más, he escuchado en Chile y Colombia decir a dirigentes sindicales “ojalá tuviéramos un Monarca como Mohamed VI y no un Presidente  insensible, antidemocrático y poco eficiente”. Para muestra tenemos a varias naciones.
E-mail: conchamh@gmail.com
Show More

Related Articles

Check Also

Close
Close
Close